DESDE EL SUR – Mamá petrolera

Por David Ed Castellanos Terán

 

Gane quien gane la presidencia de México, Anaya Cortés, López Obrador o Meade Kuribreña, incluso tomando en cuenta a Zavala de Calderón, cometerá un grave error si echa atrás la magna reforma energética impulsada por Enrique Peña Nieto. No lo digo yo, lo dice el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, al asegurar que el próximo presidente se arriesgaría a frenar una inversión superior a los 200 mil millones de dólares y evitaría más de 820 mil empleos.

Este martes Pedro Joaquín, quien seguramente extrañará en estas elecciones la operación política de Eugenio Hernández Flores y de Tomás Yarrington; acompañó a su amigo el gobernador tamaulipeco Francisco Javier García Cabeza de Vaca a colocar la primera piedra de Avant Energy SUPERA (Suministro de Petrolíferos Altamira-Bajío), que invierte 269 millones de dólares en la Administración Portuaria Integral (API) Altamira, sumándose a los 45 proyectos  ya anunciados para el desarrollo de infraestructura de depósito y distribución en otras entidades de México y cuyas inversiones ascenderán a más de 2 mil 600 millones de dólares con capacidad nacional de suministrar 30 millones de barriles adicionales, significando una alza aproximada de 170 por ciento.

Pedro Joaquín, a quien los priístas huérfanos de Yarrington nunca olvidarán por haber expulsado del PRI a su papá político, agregó en una breve entrevista que frenar la reforma no sólo es detener el crecimiento de México, es mantener y fortalecer la dependencia para con Estados Unidos, ya que según esto como experto en la materia, dice que el país requiere más producción de gas y petróleo.

Hace más de un siglo inició la actividad petrolera en México, Petróleos Mexicanos (PEMEX), durante casi ocho décadas se encargó de realizar todas las actividades de la cadena productiva petrolera, PEMEX fue el único inversionista y único proveedor por tierra y mar, sin embargo, hasta antes de la llegada de Peña Nieto, según dijo Pedro Joaquín, la petrolera nacional había quedado obsoleta, la modernización y ampliación de la infraestructura de petróleo era imposible hasta llegar a poner en riesgo la seguridad energética nacional; antes de la reforma, México sólo tenía capacidad de inventario de tres días de venta, una cifra muy por debajo de la media mundial que es de 30 días, pero ahora con el nuevo modelo impulsado por Peña Nieto, hay eficiencia en el transporte y logística, dando vida a un mercado de gasolinas competitivas. En la reforma Energética se diseñaron de forma estructural y cuidadosa cada uno de los cimientos, de los cuales se construiría esta nueva estrategia que transita del monopolio a un sistema de mercado libre, “estamos rompiendo ataduras antiguas”, dijo Coldwell.

De ser todo cierto, no cabe duda que Enrique Peña Nieto es un adelantado a la época. En 2016, el gobierno federal inició con la libre importación de combustible y en 2017, liberó el mercado de gasolinas y diésel; según el secretario federal, con la apertura “ha comenzado a fluir la entrada de capital privado que incentiva  a las empresas a invertir y por el otro lado benefician al país”.

Pero entonces, Peña Nieto no era el único adelantado, Cabeza de Vaca lo secundaba en esa posición, pareciera fuera de tiempo, ya que fue quien como Senador le ayudó a detallar todo este andamiaje, que hoy presume poner a Tamaulipas como la entidad energética de México más importante y estratégica para la nación, clasificando entonces a la reforma energética como la mayor certeza inversionista en beneficio de la ciudadanía en general, “la oportunidad se abrió para los tamaulipecos a partir de la reforma energética, que presenta hoy en día sus primeros resultados y confirma la amplia expectativa del mañana, a este paso, se confirma la consolidación de Tamaulipas como el estado de la energía por excelencia de todo el país”, subrayó el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

La terminal marítima que ahora construye la empresa Avant Energy en costas del Golfo de México, recibirá combustible vía buques con capacidad de 1.2 millones de barriles y según explicaron, podrá almacenar en dicha instalación un inventario de hasta 15 días, generará además dos mil empleos directos e indirectos; esta empresa presuntamente mexicana en la que figuran nombres como el de Carlos Salinas de Gortari, también construirá de manera simultánea en el estado de Querétaro otra terminal de almacenamiento, la meta de SUPERA, es abastecer y garantizar el combustible en las entidades de Aguascalientes, Guanajuato y San Luis Potosí, pero ¡oh sorpresa!, la conectividad entre ambas centrales del API y la subsede en el bajío, será por su seguridad y su bajo costo vía sistema ferroviario, ya que el güachicoleo se da en menos oportunidades.

Con este proyecto de Avant Energy SUPERA, aunque guste a unos cuantos y enriquezca a otros pocos, pero enoje a muchos más, Peña Nieto ratifica que México es de los países más atractivos para captar inversión extranjera y desarrollar relaciones comerciales de largo plazo; por cierto, esta empresa está respaldada por fondos de inversiones nacionales e internacionales y Tamaulipas es sin duda, un pilar de la industria petrolera de México. Así las cosas…

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow buttonCANAL 58CANAL 58