EN VIVO: Hacer click en (X) para quitar publicidad.

RESEÑA POLÍTICA – El dictador “pejelagarto” y su pandilla

Por Juan R de la Sota

 

Andrés Manuel López Obrador, “EL PEJE”, sí representa un peligro para los mexicanos, pues es fomentador de la violencia, la venganza, el autoritarismo, el divisionismo, la corrupción y la antidemocracia, mismo que con sus actitudes incongruentes, dictatoriales e irresponsables provocaría conflictos que pueden derivar hechos de graves consecuencias.

Por ello millares de electores, ha determinado no conceder su voto al citado aspirante presidencial, al considerar que pone en riesgo la seguridad del país y su población y porque además su ideología de dictador generaría inconformidad, molestia, violencia, retroceso, hambre, miseria, injusticias, represión y gran desempleo por fuga de capitales.

Los coordinadores de la campaña del aspirante de la coalición “Juntos Haremos Historia”, López Obrador, conocido con los apodos del “PEJELAGARTO”, “AMLO”, “El MOLIDO”, “EL AMERICANO” y “EL COMANDANTE”, están amenazando con “tumbar” a gobernadores  de llegar el ex jefe de gobierno del D. F y activo ex priista a la Presidencia de la República.

La amenaza de la “pandilla” de Andrés Manuel, refleja su injustificada sed de venganza, su incapacidad  para jugar en la política, su autoritarismo, su costumbre de violar y pisotear la ley y las instituciones.

Eso, es una postura cerda que representa un atentado a la democracia y la voluntad popular  y lo cual debería ser rechazado por los electores no votando por el proyecto obradorista  que promueve la división, el conflicto, la corrupción, la miseria e injusticias.

El vicecoordinador y enlace nacional del Partido Movimiento de Regeneración Nacional –MORENA-, Alejandro Rojas Díaz Durán, aseguró que de llegar, Andrés Manuel López Obrador, a Presidente de México, van a “tumbar al gobernador de Tamaulipas”.

“AL PEJE” y sus esbirros, ya les asestaron una justificada y severa crítica, por hocicones,  por parte del líder nacional panista Damián Zepeda Vidales, quien condenó las pretensiones golpistas de los allegados de López Obrador  y alertó sobre el tufo dictatorial de tales posiciones.

“Si ahora que carecen de poder ya proponen expropiar empresas de quienes se opongan a la opinión de López Obrador y tumbar gobernadores de oposición, ¿de qué serían capaces, si llegan al poder?, preguntó el líder nacional panista, quien llamó a todos los actores políticos a ceñirse al marco de la ley y la democracia.

Resaltó que expresiones como las de Rojas Díaz Durán, revelan el pensamiento despótico, propio de una tiranía que prevalece entre los cercanos a López Obrador.

Calificó los pronunciamientos del citado coordinador morenista como altamente preocupantes, fuera de toda razón y que muestran lo peligroso que sería tener un gobierno con ese tipo de pensamiento.

Se observa una escalada a la soberbia de los integrantes de MORENA, están demostrando su verdadero rostro y pensamientos. Lo hemos venido diciendo desde hace tiempo que son un peligro para México, agregó.

Unos impulsan gobiernos como los de Venezuela, otros quieren tumbar gobernadores y, para rematar, el líder de todos AMLO, considera corruptos a todos los que no están con él y MORENA, lo que demuestra que están fuera de control, afirmó.

Advirtió a MORENA que “no les vamos a permitir nunca un gobierno autoritario, no lo lograrán, por eso vamos a ganar, porque somos muchísimo más los que queremos paz, los que queremos unión, no división, los que queremos un gobierno de respeto, no autoritario”.

Por otro lado, panistas tamaulipecos, acusaron a Ricardo Monrreal, otro representante de MORENA, de venir a Tamaulipas a tratar de enlodar el proceso electoral con acusaciones infundadas y advirtieron que no permitirán se engañe a los ciudadanos.

MORENA postuló como candidatos a amigos de ex gobernadores que se encuentran presos por corruptos y esto es lo que los enlaces y coordinadores de Andrés Manuel, deberían explicar a los tamaulipecos.

En medio de  esas críticas, molestia e indignación por parte de actores políticos, principalmente del líder nacional del PAN, se anuncia que el próximo viernes visitará ciudad Victoria, Tamaulipas, el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, en donde a las 10 de la mañana en un lugar por definir tendrá un evento masivo.

Se vaticina que  durante su próxima visita a Tamaulipas, Andrés Manuel López Obrador, recibirá una tunda política,  por permitir y tolerar la acusación falsa y la intimidación, lo cual deberá agradecer a los hocicones de sus coordinadores y enlaces de campaña, quienes aún no tienen poder institucional y ya se sienten los amos y dueños de México.

Cambiando de tema, muchos de los candidatos a los distintos puestos de elección popular, no son dignos de abanderar a sus partidos en este juego electoral.

Poco dan la cara a la ciudadanía, pretenden ganar el voto desde las oficinas de sus casas de campaña, esconden la agenda de actividades, realizan reuniones debajo la cama, desprecian a sectores poblaciones identificados con determinado partido político y se han negado a gestionar la solución de las demandas ciudadanas.

Hacen una campaña con actividades que sólo ellos la saben, con una estrategia que en nada beneficia a la sociedad y con un hermetismo que evidencia miedo y desconfianza.

Hicieron a un lado los encuentros personales y las grandes concentraciones con discursos, ha privilegiado como estrategia para, según ellos ganar el voto, el uso de internet, vía redes sociales, mediante enviados sin habilidades ni tan siquiera para convencer a su familias y recaditos, lo cual representa una falta de respeto, seriedad y burla para los electores.

El candidato que busca representar a su pueblo en una puesto de elección popular está obligado a hablar de frente, cara a cara con el ciudadano, porque de otra forma el elector no conocerá en detalle  la personalidad del aspirante ni sus propuestas.

Hasta el momento, no he visto un candidato haciendo recorrido por colonias, barrios, ejidos y zona céntricas, lo que comprueba  que la mayoría de los contendientes realizan su proselitismo político desde sus casas de campaña, cuya ubicación sólo la saben sus colaboradores.

Y se esconden, no por temor a la inseguridad, sino para evadir la presencia de ciudadanos que buscan el apoyo para resolver sus necesidades.

No salir a dar la cara a la gente, es un acto de cobardía y que refleja su desinterés por conocer los graves problemas que enfrenta la población y su irresponsabilidad por resolverlos.

La gente quiere candidatos que los visiten, que les hablan de cerquita y a la cara, no contendientes que no quieren ensuciarse de polvo los zapatos y que les da flojera dialogar con las familias, con los campesinas, los obreros, las mujeres y otros sectores de la sociedad.

Pueden seguir haciendo uso de internet para hacer su campaña, el 1 de julio, día de la elección, se darán cuenta si fue buena estrategia hacer proselitismo escondidos en sus casas de campaña y mediante el teléfono celular.

Lo que sí puedo vaticinar es que lamentarán esas acciones y utilizar enviados de pésimo carácter y que no cuentan con habilidades ni tan siquiera para convencer a sus familias, para ahorrar unos pesos, evitarse esfuerzos y riesgos, ya que esto les restará miles de votos.

En otro asunto, el problema de escases de agua potable que se ha registrado en varios municipios de Tamaulipas, podría ser un factor que incida en las próximas elecciones, provocando que muchos electores  no acudan a votar, ya que la mayoría están molestos  por no garantizarles la permanente distribución  del vital líquido.

El dato: Los morenistas quieren el poder federal a gritos y sombrerazos, a través de la difamación, el engaño, la mentira, la amenaza, intimidación, la presión y represión y esto no es lo que en estos momentos necesita México. México requiere de un Presidente conciliador y justo, no un mandatario conflictivo, cambiante, vengativo y falso, como Andrés Manuel López Obrador.

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow buttonCANAL 58CANAL 58