Fibra óptica en redes de telecomunicación permite detectar señales sísmicas

ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

TECNOLOGÍA.- Las redes de telecomunicaciones e Internet en fibra óptica podrían permitir detectar las señales sísmicas, así como localizar y evaluar las fallas geológicas, según un estudio publicado este martes en Nature Communications.

Nuestro método permite acceder a registros de calidad similares a los de los sismómetros utilizando una infraestructura ya existente, pero con cantidad de puntos de detección muy superior”, explicó Philippe Jousset, del Centro Alemán de Investigación en Geociencias, cuya sede está en Potsdam.

Para sus trabajos, los investigadores utilizaron la fibra óptica de un cable de 15 kilómetros de largo instalado en 1994 en la península de Reykjanes, al suroeste de Islandia, registrando cada cuatro metros las señales sísmicas provenientes de fuentes naturales y antropológicas.

“Las redes sísmicas más densas del mundo generalmente sólo tienen un sensor cada 20 kilómetros”, precisa Elizabeth S. Cochran, del Earthquake Science Center de Pasadena, en Estados Unidos, en un comentario publicado en este estudio.

Durante los nueve días de registros en nuestro experimento, hemos detectado 83 terremotos en Islandia y tres lejanos, con una magnitud de 6.3 en Indonesia, a más de 12 mil kilómetros de Islandia, señaló Jousset.

Identificación de estructuras tectónicas

También hemos identificado con una precisión espacial inigualable estructuras tectónicas, en zonas como las fallas y diques volcánicos del Rift de Reykjanes (zona tectónica de extensión entre las placas Euroasiática y Americana) y descubierto nuevos procesos dinámicos del funcionamiento de las fallas, agregó.

Al menos un terremoto de magnitud 7 o más se produce todos los meses en algún lugar alrededor del globo, sostuvo Cochran. Comprender cómo, cuándo y en qué medida se producen los temblores de tierra más destructores es esencial para atenuar sus efectos, añade.

La técnica descrita en este estudio ya ha sido utilizada en la industria para vigilar los campos de petróleo o de agua caliente. Sin embargo, esta vez los investigadores utilizan cables casi a nivel de la superficie del suelo (a aproximadamente un metro de profundidad) y no solamente en perforación.

La explotación y mantenimiento de las redes de sismógrafos son indispensables, tanto como es importante vigilar las zonas expuestas a los temblores de tierra, aunque pueden costar centenares de millones de dólares.

Además, estos datos brindan generalmente observaciones limitadas, puesto que los instrumentos están demasiado espaciados o los datos no son dados en continuo, explicó Cochran.

Además con el desarrollo de Internet de banda ancha, cada vez más zonas están cubiertas por la fibra óptica, destacó Jousset.

Facebook Iconfacebook like buttonYouTube IconTwitter Icontwitter follow buttonCANAL 58CANAL 58