* Anuncia que someterá su cargo a un referéndum revocatorio en dos años y medio.

Ciudad de México.- El mandatario electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), finalizó su primer discurso como el nuevo presidente. Ante los invitados y periodistas que asistieron al Congreso de México para la toma de poder reiteró las ideas que promovió durante su campaña, criticó aspectos de las gestiones que le antecedieron y sorprendió anunciando que sometería su cargo a un referéndum revocatorio tras dos años y medio.

“Mi honestidad es lo que estimo más importante en mi vida. Estoy preparado para no fallarle a mi pueblo”, dijo el presidente mexicano ante los aplausos de decenas de asistentes al Congreso de la República de México para su juramentación.

En su discurso AMLO enfatizó la austeridad que siempre ha asegurado que mantendrá durante su gobierno. “Nada material me interesa ni me importa la parafernalia del poder. Siempre he pensado que el poder debe ejercerse con sabiduría y humildad y que solo adquiere sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás”, dijo AMLO.

“Estoy consciente de la gran expectativa que existe entre los mexicanos y el desafío que significa enfrentar los grandes y graves problemas nacionales, pero estoy optimista y creo que vamos a salir bien”, aseguró.

Expresó que a mitad de su gestión llevaría a cabo un referéndum para que los mexicanos decidan si debe continuar como mandatario. “El pueblo pone a las autoridades y el pueblo los saca. Ellos mandan”, sentenció AMLO.

“Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo”, dijo. “Ésa es la causa principal de la desigualdad económica y social, y también de la inseguridad y de la violencia que padecemos”.

“Yo prometo que no voy a robar”, sentenció AMLO.

“A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el renacimiento de México“, subrayó AMLO.

El líder izquierdista -que asegura que conducirá al país a la “cuarta transformación” tras la independencia, las reformas liberales del siglo XIX y la Revolución mexicana– afirmó que quiere convertir “la honestidad y la fraternidad en forma de vida”.

También se refirió a la “ineficiencia” del modelo económico neoliberal y cuestionó la reforma energética, impulsada por su predecesor, Enrique Peña Nieto.

Entre algunos mexicanos y analistas existen dudas y cierta preocupación sobre las transformaciones económicas que AMLOpodría hacer en el cargo.

También anunció que todos los asuntos se van a consultar con los ciudadanos y la constitución de una comisión de la verdad para castigar abusos de autoridad e investigar el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Tras reiterar su compromiso con la transparencia con la frase: “Al margen de la ley nada, y por encima de la ley nadie”, AMLO dice que se transitará hacia una “verdadera democracia”, donde no haya lugar para los fraudes electorales.

“Las elecciones serán limpias y libres y quien utilice recursos públicos o privados para comprar votos y traficar con la pobreza de la gente, o el que utilice el presupuesto para favorecer candidatos o partidos irá a la cárcel sin derecho a fianza”, aseguró AMLO.

AMLO salió de su domicilio en la delegación de Tlalpan, en el sur de Ciudad de México.

A bordo de su vehículo particular, un Jetta blanco, el líder izquierdista salió de su domicilio particular, donde continuará viviendo tras asumir la Presidencia de México, sobre las 10:20 a.m. hora local.

En los aledaños de la vivienda de AMLO le esperaban centenares de simpatizantes, que abarrotaron la entrada dificultando la salida del vehículo, para felicitarlo minutos antes de su toma de poder.

“Es un honor, estar con Obrador”, entonaron muchos de ellos mientras el automóvil avanzaba a duras penas, ante el peligro de atropellar a alguna de las personas ahí congregadas.

AMLO realizará un viaje de alrededor 20 kilómetros hasta llegar al Palacio Legislativo de San Lázaro, en el oriente de la capital.

La ruta prevista contempla importantes vías como la Calzada de Tlalpan, el Viaducto Miguel Alemán y la avenida Congreso de la Unión.

Diputados y senadores abrieron la sesión del Congreso de la Unión en la que Andrés Manuel López Obrador será investido como presidente de México, en un acto en el que el líder izquierdista dará un mensaje a la nación.

A las 9:07 a.m. hora local (10:07 a.m. en el Perú) comenzó esta sesión en la sede de la Cámara de Diputados de México, donde se reunió el Congreso bicameral, en un salón a rebosar y dominado por miembros del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido de AMLO, con mayoría en ambas cámaras.

Al inicio de este protocolario evento en el Palacio Legislativo, se realizó el pase de asistencia y declaración de quórum del Congreso de la Unión.

Por primera vez en su historia reciente, México tendrá un presidente de izquierda, por lo que la investidura de hoy será una “celebración” que incluirá el inédito paso del bastón de mando de la comunidad indígena y la novedosa apertura a los ciudadanos de la residencia oficial Los Pinos.

Unas 900 personalidades, entre ellos una larga lista de jefes de Estado y presidentes, asistirán a la ceremonia de investidura de AMLO en la Cámara de Diputados, que en su tercer intento por llegar al sillón presidencial ganó en julio las elecciones con el 53% de los votos, dejando bastante atrás al otrora hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI).

AMLO, de 65 años, arrasó en las elecciones después de recorrer durante años varios rincones del país prometiendo una férrea lucha contra la corrupción, la pobreza y el crimen organizado.

Pero uno de los problemas más apremiantes que hereda es la caravana de miles de migrantes centroamericanos estacionada en la frontera con Estados Unidos que aspira a recibir asilo en ese país.

El domingo el canciller mexicano Marcelo Ebrard y su par estadounidense Mike Pompeo se reunirán para abordar el tema.
AMLO
Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuenta con una larga trayectoria de más de 40 años en política que inició con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), sumándose en 1988 al Partido de la Revolución Democrática (PRD), con el que se convirtió en alcalde de Ciudad de México (2000-2005).

Pese a haber partido como favorito en los sondeos, en el 2006 fue derrotado por una exigua diferencia de 0,56 puntos porcentuales ante el conservador Felipe Calderón.

En el 2012 sufrió su segunda derrota al verse superado por la maquinaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido que recuperó la Presidencia, de la mano de Peña Nieto.

Tras su salida del PRD en el 2013, fundó el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

4) ¿Cuáles son sus mayores retos?

El izquierdista tiene ante sí la dificilísima tarea de cumplir con sus promesas electorales, que entre otros puntos contemplan reducir la violencia, en cotas no vistas en los últimos 20 años.

También implementará un plan de austeridad para funcionarios y ha prometido acabar con la corrupción, con las que espera recuperar hasta 500.000 millones de pesos (unos 24.970 millones de dólares) que destinaría a programas sociales y obras de infraestructura.

La mayoría de Morena en el Legislativo le facilitará, en un principio, aprobar nuevas leyes con la que impulsar esta “cuarta transformación”.

Algunas de sus propuestas ya han sido muy polémicas, como la creación de una Guardia Nacional encabezada por militares, cuando había criticado la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles y la Ley de Seguridad Interior impulsada por Peña Nieto.

También persisten dudas sobre sí logrará cuadrar el presupuesto, porque sin subir impuestos, ha anunciado programas sociales como becas para aprendices en empresas, la pensión universal para adultos mayores y un ambicioso plan de proyectos de infraestructuras como la construcción del Tren Maya.

5) ¿Cómo han respondido los mercados a su victoria?

López Obrador ha prometido estabilidad macroeconómica e independencia del Banco de México.

No obstante, ciertas decisiones tomadas durante el periodo de transición, que culmina este 1 de diciembre con su investidura, han quebrantado la tranquilidad de los mercados financieros y los inversores.

La cancelación del aeropuerto de Texcoco tras una polémica consulta popular o propuestas legislativas como la eliminación de las comisiones bancarias o de las administradoras de fondos para el retiro (Afores) han llevado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) a niveles no vistos desde hace siete años, y situado el peso por encima de las 20 unidades por dólar.