Ramón Mendoza S. / LA RED DE ALTAMIRA

VICTORIA.- A consecuencia del calor los usuarios, pero sobre todos los operadores de los microbuses, se ven expuestos a un mayor estrés o de mal humor, reconoció Pedro García Silva, presidente de la Asociación de Transportistas de Ciudad Victoria de la línea de los “Rojos”.

Dijo es durante la temporada de altas temperaturas que recién comienzan en este verano es  cuando los usuarios del transporte en su andar diario viven irritados, lo que complica la atención que los choferes tienen que darles.

Mencionó que el chófer se ve más expuesto a las condiciones al interior del vehículo, más sin embargo, sostuvo, no se justifica que tengan algún mal comportamiento a quienes por necesidad hacen uso del microbús para su traslado.

Indicó que este tipo de fenómenos son cólquicos por cada temporada del año. “El chofer empieza a trabajar bien fresco a las 5 de la mañana y con muchas ganas, pero todos los días aparte del calor  tiene que lidiar con el tráfico en calles, congestionadas las vialidades, falta mucha cultura vial para conducirnos en calles”.

Refirió que el desorden vial y las temperaturas extremas que se registran en Victoria, provocan un alto nivel de estrés entre los choferes del transporte público, lo que no pocas veces afecta su salud, afirmó Pedro García Silva.

Dijo que no es raro que algunos conductores de microbús padezcan de alta presión, gastritis y males intestinales, entre otros, producto del estrés al que se someten durante sus largas y extenuantes jornadas de trabajo.

Indicó que el desorden vial que prevalece en muchos sectores de la ciudad, como en el bulevar Praxedis Balboa, donde se generan largas filas, llegan a poner de mal humor a los choferes quienes se ven presionados por los tiempos.

García Silva dijo que los choferes viven presionados o tomando refrescos ya que deben trabajar todo el día y seguir soportando el intenso tráfico vehicular y  las altas temperaturas. “No hay de otra más que tomar su refresco,  la pastilla para la presión y  tomar mucho líquido, ellos tienen que trabajar todo el día porque cada cinco minutos sale una unidad de la terminal”.