ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

INTERNACIONALES.- El Ministerio de Comercio de China presentó hoy una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) ante la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles adicionales a las importaciones de bienes chinos valorados en 200 mil millones de dólares.

La medida es producto de la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo y se da luego de que el lunes pasado, el presidente Donald Trump anunciara un arancel de 10% sobre una nueva lista de productos chinos a partir del 24 de septiembre.

Además de la queja ante la OMC, China advirtió también que tomará “contramedidas” ante la decisión de Trump de subir los aranceles a 200 mil millones de importaciones chinas.

El gobierno de Trump anunció que los nuevos aranceles sobre cinco mil productos de fabricación china empezarán en 10% a partir del próximo lunes y subirán a 25 el 1 de enero.

“Lamentamos esto profundamente. China adoptará contramedidas para proteger sus derechos e intereses legítimos y el orden de libre comercio global”, indicó el Ministerio de Comercio en un comunicado.

Los dos gobiernos ya decretaron aranceles de 25% sobre 50 mil millones de dólares en bienes mutuos.

Estados Unidos señaló los productos chinos que supuestamente se beneficiaron de políticas industriales “impropias”.

Y el mismo lunes, Trump advirtió que si Pekín respondía agregará otros productos chinos por valor de 267 mil millones de dólares a la lista de bienes sancionables. Esa medida elevaría a 517 mil millones de dólares el total de los aranceles y abarcaría casi todos los productos que China vende a Estados Unidos.

Al respecto, la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China advirtió que Washington subestima la determinación del gigante asiático para defenderse.

“La espiral descendente sobre la que advertimos en el pasado ahora parece que se materializará”, dijo el presidente del organismo, William Zarit, en un comunicado.

“En contra de la visión de Washington, China puede -y lo hará- meterse en la contienda y no somos optimistas sobre las perspectivas de una resolución en el corto plazo. Nadie saldrá victorioso de este círculo contraproducente”, agregó Zarit.

Finalmente, la Cámara pidió a ambos gobiernos “negociaciones orientadas a resultados”.