ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

CHINA.- Autoridades chinas ordenaron este jueves suspender las actividades de investigación de las personas involucradas en el caso de los bebés editados genéticamente, denunciándolo como un asunto “extremadamente abominable” y violatorio de las leyes chinas y la ética de la ciencia.

Así lo informó en su cuenta de Twitter la edición en inglés de la publicación estatal china Diario del Pueblo, en referencia a los presuntos resultados proclamados por el genetista chino He Jiankui.

De acuerdo con este medio, la Comisión Nacional de Salud y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China emitieron una declaración en la que advierten la posibilidad de sancionar la investigación referida.

“Siempre damos importancia a salvaguardar los derechos e intereses de salud de las personas. La investigación científica y las actividades médicas deben cumplir con las leyes, regulaciones y normas éticas relacionadas. Siempre castigaremos cualquier actividad ilegal”, señala su comunicado.

Xu Nanping, viceministro de Ciencias y Tecnologías  del gobierno chino, dijo a la televisora CCTV que el ministerio a su cargo se opone con firmeza a esos experimentos.

Zeng Yixin, subdirector de la Comisión de Salud de China, declaró también a CCTV que el experimento representaría una grave violación de las leyes y las normas éticas vigentes en su país.

El pasado lunes, el investigador chino He Jiankui anunció en un video publicado en YouTube que hace unas semanas nacieron dos niñas gemelas –a las que llamó “Lulu” y “Nana” – cuyo ADN fue modificado para volverlo resistente al virus del sida, en un experimento del que él mismo se hizo responsable.

Su declaración confirmó la información publicada el domingo en la revista académica MIT Technology Review y después por la agencia The Associated Press (AP), desatando  controversia en la comunidad científica global.

Posteriormente, He Jiankui participó en un seminario sobre la edición del genoma humano que se llevó a cabo en la Universidad de Hong Kong, conferencia que estaba programada con antelación y que despertó enormes expectativas tras la difusión global de su experimento.

En su intervención, He Jiankui defendió su investigación, aunque reconoció que no estaba avalada por ninguna institución oficial. Relató que ha trabajado con siete parejas en las que el hombre es portador del virus del sida y la mujer no, y aseguró que entre ellas hay un embarazo en su fase temprana.

Dijo, sin embargo, que hará una pausa en sus pruebas debido a la polémica suscitada por la filtración de noticias que dieron cuenta de sus experimentos antes de lo previsto.

El lunes, más de un centenar de científicos chinos suscribieron una declaración publicada en la red social Weibo en la que calificaban de “locura” intentar cambios en embriones humanos mediante modificaciones genéticas.