ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

SALUD.- Científicos de la Universidad de Manchester desarrollaron el primer fármaco no antibiótico para tratar con éxito la tuberculosis en animales, lo que ayudaría a controlar esta enfermedad que afecta a una de cada tres personas en todo el mundo aún cuando se desarrolló una vacuna para la tuberculosis hace 100 años.

El equipo espera que el compuesto desarrollado después de una década de investigación científica se pruebe en humanos dentro de tres o cuatro años.

En un comunicado, la universidad informó de este trabajo y advirtió que alrededor de 1.7 millones de personas mueren a causa del virus cada año en todo el mundo y 7.3 millones de personas fueron diagnosticadas y tratadas en 2018, frente a los 6.3 millones en 2016. Es más común en África, India y China, pero va en aumento en el Reino Unido y Londres.

Lydia Tabernero, líder del proyecto, informó que el nuevo compuesto reduce significativamente la carga bacteriana. “Durante más de 60 años, los únicos armas que los doctores han usar contra la tuberculosis son los antibióticos, pero la resistencia se está convirtiendo en un problema cada vez más preocupante y el tratamiento prolongado es difícil y angustiante para los pacientes”.

Explicó que el medicamento que se probó en animales “deshabilita” las defensas de la bacteria, lo que es una forma de aumentar las posibilidades de que el sistema inmunológico del cuerpo haga su trabajo y elimine el patógeno.

Detalló que el medicamento, que actúa hacia las defensas del Mycobacterium tuberculosis y no en la bacteria en sí, también puede eliminar sus cepas cada vez más comúnmente resistentes a los antibióticos.

La bacteria de la tuberculosis secreta moléculas llamadas Factores de Virulencia, el “arma secreta” de la célula que bloquean la respuesta inmune a la infección, lo que dificulta su tratamiento.

El equipo científico de la Universidad de Manchester identificó un Factor de Virulencia llamado MptpB como un objetivo adecuado, que cuando se bloquea permite que los glóbulos blancos eliminen la bacteria de la tuberculosis de una manera más eficiente.

Por ahora, el descubrimiento del equipo de la Universidad de Manchester ha demostrado su eficacia en conejillos de indias en la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos.