ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

SALUD.- Aunque en México hay una disminución importante de los casos y mortalidad por cáncer cervicouterino, la enfermedad es la segunda causa de muerte en las mujeres.

El director de Cáncer de la Mujer del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, José de Jesús Méndez Lira, indicó que la tasa de mortalidad por el cáncer cervicouterino ha disminuido: en 2006 el porcentaje fue de 15.4, en 2016 de 11.4; sin embargo, sigue presente como segunda causa de muerte en México porque entre los factores de riesgo están la pobreza y el tabaquismo, cada vez más frecuente en el género femenino.

A través de un comunicado, se difundió sobre la realización del simposio “Hacer visible lo invisible”, organizado por el Seminario Permanente de Género y Salud de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, en el marco del Día Nacional del Cáncer Cervicouterino, que se celebra el 9 de agosto.

En la actualidad, los padecimientos no transmisibles ocupan más del 80% de los casos, y entre estos se encuentran los diferentes tipos de cánceres. En México, ejemplificó, el tumor maligno de cuello uterino tiene 7.5% de presencia en la población.

“El principal factor de riesgo es el virus del papiloma humano (VPH), el grupo de mayor afectación es de 50 a 59 años, y la edad promedio de presentación de casos está en los 49 años y se incrementa a partir de los 35”, detalló.

Mientras que en la ponencia “El arte del tratamiento del cáncer cervicouterino”, Lucely del Carmen Cetina Pérez, investigadora clínica del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), destacó que 85% de los casos de cáncer cervicouterino se encuentran en países en desarrollo.

“En México tenemos entre cuatro mil y seis mil casos al año, y al día fallecen entre 11 y 13 pacientes”, precisó.

“Si bien no todos los casos de VPH apuntan al cáncer cervicouterino, y aunque la literatura indica que tarda en aparecer aproximadamente 10 años, en el INCan tenemos pacientes de entre 18 y 20 años con cáncer cervicouterino avanzado, y creemos que una de las causas es que empiezan su vida sexual cada vez a más temprana edad, lo mismo que el hábito de fumar”, concluyó.