ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

SALUD.- La falta de energía o de concentración no tiene que ver tanto con los años, sino con el desgaste celular que se le ha dado al cuerpo a través de los estilos de vida.

Cuando se somete al organismo a períodos de estrés, las células sufren importantes consecuencias como el envejecimiento y muerte prematura.

El estrés crónico tanto psicológico como celular reduce drásticamente el tamaño de los extremos de los cromosomas (telómeros), dando como resultado que las células envejezcan y mueran; es por eso que puede dejar huellas en el ADN, según estudios realizados por miembros del Stowers Institute of Medical Research.

Conforme avanza la edad se reduce la producción de proteínas y enzimas, y es probable que el cuerpo pierda ciertas habilidades como la capacidad de concentración y tener energía.

Un momento de soledad para relajarse, hacer ejercicio o alguna actividad de esparcimiento contribuyen a reducir el estrés, además de una dieta equilibrada y una buena hidratación.

También ayuda a retardar el daño del estrés oxidativo, el consumo de productos con contenido proteico y colágeno hidrolizado.

La empresa Coloidales Duché refirió que de acuerdo a investigaciones mexicanas, 50 por ciento del envejecimiento del organismo se debe a estilos de vida y la otra mitad a causas genéticas.

Los suplementos con colágeno hidrolizado, incluso uno combinado con ginseng, ayuda a recuperar la energía y a mantener un óptimo nivel de colágeno, el cual es una proteína que ayuda a la resistencia y flexibilidad del tejido.

La producción de manera natural de esta proteína en el cuerpo, empieza a bajar a partir de los 30 años por lo que es importante una buena suplementación, agregó.