La burocracia afecta a cientos de familias de inmigrantes

“Estamos hablando de una aproximación a los 12 mil 800  infantes que se encuentran recluidos en diferentes Estados de la Unión Americana, solamente en el Estado de Texas hay 37 albergues, estos albergues están destinados a proporcionar cuidados médicos hasta deportivos y culturales, pero quien les devuelve una sonrisa a estos chiquitines que no tienen contacto con sus padres”.

 

Juan García  Rodríguez / LA RED DE ALTAMIRA

REYNOSA.- Declaraciones de un ex agente de inmigración de Reynosa que trabajo en el Puente 1, Reynosa, Hidalgo da fuerte declaraciones al Periódico La Red.

Manifiesta que el problema que más se acentúa en la pronta deportación de infantes en la Unión Americana es “la burocracia”.

“Hay que ser honestos los agentes de la Border Patrol  en el sur de Texas no estaban preparados para este fenómeno que se les presentó en estos últimos meses, no hayan qué hacer con tanto niño, unos que de plano no saben ni expresarse esto debido a su edad, otros que fueron interceptados entrando al país y presentan desnutrición, enfermedades epidemiológicas tales como el ébola”.

Continuó: “Otros contrajeron el dengue durante el transcurso de sus países de origen, y otro sobre todo lloran de tristeza porque más que lloran y suplican no ven a sus padres”.

Asentó: “Estamos hablando de una aproximación a los 12 mil 800  infantes que se encuentran recluidos en diferentes Estados de la Unión Americana, solamente en el Estado de Texas hay 37 albergues , estos albergues están destinados a proporcionar cuidados médicos hasta deportivos y culturales, pero quien les devuelve una sonrisa a estos chiquitines que no tienen contacto con sus padres”.

Nuestro entrevistado, pidió el anonimato y explicó el porqué del retrato en la deportación de dichos infantes… “Ellos (se refiere a los agentes administrativos de la Border Patrol) deben de repatriar un niño por hora, pero lo que hacen repatrian un niño por día, esto indudablemente es inaudito, por eso los retratos y sobre todo la angustia que le crean a los padres de los menores que ya fueron deportados a sus estados o sus países de origen “

Añade que es una falta de control total, aclarando que deben hacerles un archivo individualmente para que no se pierda el contacto con sus menores hijos, ya que si los deportan de un estado más al norte, posteriormente no saben en qué centro de detención se encuentran.