ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

CULTURA.- Un equipo de investigadores descubrió restos de una especie de dinosaurio gigante, la más antigua, que habitó hace más de 200 millones de años, en un yacimiento paleontológico en el oeste de Argentina, informó este lunes una fuente científica.

La especie, denominada Ingenia prima, es cerca de tres veces el tamaño de los dinosaurios más grandes del Triásico y fue hallada en 2015 en el yacimiento de Balde de Leyes en la provincia de San Juan, mil 100 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

El hallazgo fue publicado este lunes en la revista especializada Nature Ecology & Evolution y dado a conocer en Argentina por la Agencia de Divulgación Científica (CTyS) de la Universidad Nacional de La Matanza.

En cuanto lo hallamos nos dimos cuenta de que era algo diferente. Hemos encontrado una forma, la primera en ser gigante, entre todos los dinosaurios. Esa es la novedad, afirma Cecilia Apaldetti, investigadora del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan (IMCN) y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Los investigadores hallaron algunas vértebras del cuello y de la cola, huesos de las patas anteriores y partes de las traseras.

De acuerdo con Cecilia Apaldetti, coautora del estudio, esta especie muestra una estrategia de crecimiento desconocida hasta ahora e indica que el origen del gigantismo tuvo lugar mucho antes de lo que se pensaba.

Se trata de dinosaurios herbívoros, cuadrúpedos y que se distinguen fácilmente por tener cuello y cola muy largos, del grupo de los saurópodos, señaló.

Hasta este descubrimiento se consideraba que el gigantismo había surgido durante el periodo Jurásico, hace 180 millones de años aproximadamente.

El investigador Ricardo Martínez, también coautor del trabajo, sostuvo que el Ingenia prima data de un Triásico Superior muy alto, posiblemente 205 millones de años.

El equipo de investigadores trabaja en los niveles del Triásico, época en que recién empezaban a aparecer los dinosaurios. Los primeros eran pequeños, pero a medida que fueron evolucionando tendieron al gigantismo para defenderse de los depredadores.

Según los científicos, Ingenia prima es el primer dinosaurio que alcanzó el gigantismo y si bien estuvo lejos de las 70 toneladas que pesaron los saurópodos más grandes de finales del Cretácico, la velocidad de acumulación de tejido óseo era mayor a las especies de su época y a los mayores gigantes que habitaron la Patagonia, en el sur de Argentina.

Crecimiento cíclico, estacional

Los cortes óseos del dinosaurio muestran que tenía crecimiento cíclico, estacional, con un tipo de tejido diferente a otros saurópodos, lo que permitía aumentar de tamaño de manera muy rápida.

Los científicos estiman que la especie midió entre 8 y 10 metros, ya que el ejemplar hallado, que era de entre 6 y 7 metros, era juvenil y se encontraba aún en desarrollo. Pesó aproximadamente 10 toneladas, equivalente a dos o tres elefantes africanos.

Otro rasgo de la especie es la existencia de cavidades neumáticas en los huesos que alivianaban el peso y habrían favorecido su crecimiento, se explica en el trabajo.

El dinosaurio fue hallado en el yacimiento de Balde de Leyes, en San Juan, descubierto en 2001 y del que se han extraído centenares de especímenes desde 2014. El sitio, de varios miles de hectáreas, era una suerte de sabana a finales del Triásico.