ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

SALUD.- Científicos británicos descubrieron cómo un componente no intoxicante de la cannabis actúa en áreas claves del cerebro reduciendo la actividad anormal en pacientes con riesgo de sicosis, lo que sugiere que el ingrediente podría convertirse en una nueva medicina antisicótica.

Si bien el uso regular de formas potentes de cannabis puede aumentar las posibilidades de desarrollar sicosis, el cannabidiol químico o CBD parece tener el efecto opuesto.

El CBD es el mismo compuesto de la cannabis que también ha demostrado beneficios en la epilepsia, lo que llevó en junio a que se aprobara por primera vez en Estados Unidos un fármaco de GW Pharmaceuticals con una fórmula purificada del cannabidiol.

Misterio resuelto

Investigaciones anteriores del Colegio Real de Londres habían demostrado que el CBD parecía contrarrestar los efectos del tetrahidrocannabinol o THC, la sustancia de la cannabis que droga a las personas. Sin embargo, la forma en que sucedía era un misterio.

Ahora, al examinar los cerebros de 33 jóvenes que experimentaban síntomas sicóticos angustiantes, pero que no habían sido diagnosticados con una sicosis completa, Sagnik Bhattacharyya y sus colegas demostraron que administrar cápsulas de CBD reducía la actividad anormal en las áreas cerebrales llamadas cuerpo estriado, corteza temporal media y mesencéfalo.

Las anomalías en las tres regiones del cerebro se han vinculado con la aparición de trastornos sicóticos como la esquizofrenia. La mayoría de los fármacos antisicóticos actuales se dirigen al sistema de señalización química de la dopamina en el cerebro, pero el CBD funciona de otra manera.

Una de las razones por las que el CBD es emocionante es porque es muy bien tolerado en comparación con los otros antisicóticos que tenemos disponibles, señaló Bhattacharyya, del Colegio Real de Londres.

Existe la necesidad urgente de un tratamiento seguro para los jóvenes en riesgo de sicosis, añadió.

El Instituto de Siquiatría, Sicología y Neurociencia del Colegio Real de Londres ahora planea un gran ensayo clínico de 300 pacientes para evaluar el verdadero potencial del CBD como tratamiento. Se espera que el reclutamiento para el ensayo comience a principios de 2019.