ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

TECNOLOGÍA.- Un viaje al Sol nos acercará más que nunca a esa estrella. La sonda Parker de la Nasa será la primera nave espacial que roce el Sol, atravesando la atmósfera hirviente para llegar a 6 millones de kilómetros de la superficie.

Está provista de un escudo térmico revolucionario capaz de soportar mil 370 grados Celsius. El despegue está previsto para el sábado por la madrugada.

Parker, del tamaño de un automóvil pequeño, tendrá una aproximación al Sol siete veces mayor que cualquier nave anterior. En su acercamiento gradual, pasará siete veces al lado de Venus en igual número de años. Cada paso le dará un impulso gravitacional que alterará su órbita para acercarla a la corona solar, la atmósfera exterior del astro.

Así se intentará determinar por qué la corona es cientos de veces más caliente que la superficie del Sol. Otro misterio que se espera dilucidar es qué impulsa el viento solar, el chorro supersónico incesante que se dispersa desde la corona hacia el espacio en todas las direcciones.

Ya hay misiones que estudian el viento solar, pero nosotros vamos a llegar al lugar donde nace, precisó Nicola Fox, científica del proyecto en la Universidad Johns Hopkins.

Los científicos esperan que la misión, con un costo de mil 500 millones de dólares, revele datos no sólo sobre el Sol, sino también sobre miles de millones de estrellas enanas amarillas y de otros tipos en la galaxia.

Aquí es donde vivimos, señaló el astrofísico de Nasa Alex Young. Tenemos que comprender este lugar por donde viajamos.

El escudo térmico de Parker tiene 2.4 metros de diámetro y un grosor de 11 centímetros. Entre dos hojas de carbono tiene espuma de ese material. El frente está recubierto de cerámica reflectora de la luz, que tomará un color rojo cereza bajo el bombardeo del calor solar.

Eugene Parker, de 91 años, profesor emérito de la Universidad de Chicago, quien pronosticó la existencia del viento solar hace 60 años, prevé asistir al lanzamiento en Cabo Cañaveral.