ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

CIENCIA.- Un estudio de la Universidad Rice, en Houston, Texas, Estados Unidos, sostiene que la Tierra probablemente recibió la mayor parte de su carbono, nitrógeno y otros elementos volátiles esenciales para la vida, de la colisión planetaria que creó la Luna hace más de 4 mil 400 millones de años.

Desde el estudio de los meteoritos primitivos, los científicos han sabido que la Tierra y otros planetas rocosos en el sistema solar interior están agotados por la volatilidad, señaló el coautor del estudio Rajdeep Dasgupta. Sin embargo, el momento y el mecanismo de la entrega volátil se han debatido acaloradamente. El nuestro es el primer escenario que puede explicarlo de manera consistente con todas las pruebas geoquímicas, precisó.

La evidencia se recopiló a partir de una combinación de experimentos de alta temperatura y alta presión en el laboratorio de Dasgupta, que se especializa en el estudio de reacciones geoquímicas que tienen lugar dentro de un planeta bajo un intenso calor y presión.

En una serie de experimentos, el autor principal del estudio y estudiante graduado Damanveer Grewal reunió elementos para probar una teoría de largo plazo de que los volátiles de la Tierra llegaron de una colisión con un planeta embrionario que tenía un núcleo rico en azufre. El contenido es importante ya que a la desconcertante variedad de evidencia experimental sobre el carbono, el nitrógeno y el azufre que existen en todas las partes de la Tierra que no sean el núcleo.

El núcleo no interactúa con el resto de la Tierra, pero todo lo que está por encima, el manto, la corteza, la hidrosfera y la atmósfera, están todos conectados, sostuvo.

Una idea de larga duración acerca de cómo la Tierra recibió sus volátiles fue la teoría del chapado tardío, que los meteoritos ricos en esos elementos, trozos sobrantes de materia primordial del sistema solar exterior, llegaron después de que se formó el núcleo del planeta. Mientras las firmas isotópicas de esos materiales coinciden con objetos primordiales, conocidos como condritas carbonáceas, la proporción elemental de carbono a nitrógeno está desactivada.

El material no central del globo terráqueo, que los geólogos llaman la Tierra de silicato a granel, tiene alrededor de 40 partes de carbono por cada una de nitrógeno, aproximadamente el doble de la proporción 20-1 que se ve en las condritas carbonáceas.

Los experimentos de Grewal probaron la idea de que un núcleo planetario rico en azufre podría excluir el carbono o el nitrógeno, o ambos, dejando fracciones mucho mayores de esos elementos en el silicato a granel en comparación con la Tierra.