ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

VICTORIA.- Aunque las lluvias están entrando a Tamaulipas por la frontera, en el centro del Estado la Comisión Estatal del Agua en Tamaulipas, puso en marcha este martes un plan emergente para atender la falta de agua en colonias de la capital del Estado.

Además, hay en operación 23 pipas de la CEAT que están operando tanto en Ciudad Victoria como en los municipios del centro y una parte del sur de la entidad.

El plan es una alerta preventiva, porque los mantos freáticos como el de la “Peñita”, están a niveles críticos y el programa de tandeos para la distribución del agua está quedando rebasado.

Ahora, Luis Pinto Covarrubias, director de la Comisión del Agua, dio a conocer que por indicaciones del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, se habilitaron 10 pipas para la distribución del agua en el municipio de Victoria y 13 más en la región donde las familias no tienen agua.

En el caso de Victoria, las pipas de la CEAT están distribuyendo agua potable en las colonias Nueva Esperanza, Linda Vista, Vamos Tamaulipas etapa 1, 2 y 3, Junta Local de Caminos, La Montaña, Privada San Francisco, Cañón de la Peregrina, Azteca, Constitución del 17 y Alianza de Colonos.

Actualmente se están registrando temperaturas por encima de los 40 grados en la capital de Ciudad Victoria y el Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado -Comapa- no ha podido resolver las necesidades de los victorenses.

“El objetivo es que no falte el agua en los hogares y se tenga la certeza del suministro para el uso humano y del hogar”, señala el director de la CEAT.

No pasa por alto que si bien, se mantiene en un crisis por falta de agua al menos 500 mil personas en Tamaulipas que están en 16 municipios, también es verdad que las precipitaciones están llegando por la frontera.

Las lluvias en Reynosa, Río Bravo, Matamoros, Nuevo Laredo y los municipios de la ribereña son la primera señal de que podrán cambiar las condiciones, porque aún en esa región hay problemas de desabasto.

Lo mismo que en municipios como Tula, Palmillas, Miquihuana, Bustamante, Jaumave, Ciudad Victoria, El Mante, Padilla, San Carlos, San Nicolás, Villa de Casas, Soto La Marina, San Fernando.

En municipios como Reynosa, la paramunicipal tiene un programa de Pipas para atender las colonias donde los habitantes carecen del suministro de agua potable y en el caso de Río Bravo, donde actualmente la Comapa es administrada por el Estado, la responsabilidad es directa para dar atención a los habitantes.

Uno de los municipios donde también hay una atención especial es el municipio de El Mante, donde las temperaturas que se están registrando han llegado a los 44 grados.

Para el caso de Victoria, donde se está viviendo la peor crisis de falta de agua desde hace 20 años, se requiere de precipitaciones para poder estabilizar la distribución del agua.

En el caso del acuaférico, se requieren obras hidráulicas adicionales para que distribución sea efectiva en el momento de su operación y para ello es necesario tener más conexiones por encima de las 12 que ya existen.