Separar hijos de sus padres es verdaderamente cruel

Porque deja a familias enteras desmembradas y con un sufrimiento difícil de entender, pero afortunadamente ya hay organizaciones que están velando por estos niños y padres para que vuelvan a unirse.

 

René Gutiérrez G. / LA RED DE ALTAMIRA

TAMAULIPAS.- La política estadounidense de Cero Tolerancia al separar hijos de padres y viceversa es verdaderamente cruel e inhumana, pues deja a familias enteras desmembradas y con un sufrimiento difícil de entender, pero afortunadamente ya hay organizaciones que están velando por estos niños y padres para que vuelvan a unirse.

Así se expresó el encargado del albergue Senda de Vida Héctor Silva, quien mencionó, que Senda de Vida dio cabida a más del 30 porciento de las familias separadas que en número vienen siendo entre 45 a 48 familias formadas por la pareja y cinco o seis hijos.

Señala Héctor Silva, que Senda de Vida como organización apoyó a estas familias uniéndose a la Cruz Roja Internacional, Derechos Humanos, Doctores sin Frontera, Gobierno del Estado, dándoles alojamiento, alimento y médico y medicinas, sin olvidar, dijo, a un grupo de trabajadoras sociales de esta ciudad y de los Estados Unidos de Norteamérica, quienes llegaban solicitando informes de la situación de las familias, prometiéndoles ayuda y abogados que siguen trabajando en estos casos.

“Se sabe, que estas familias centroamericanas varadas en el puente internacional vienen huyendo de sus países, solicitando asilo en la Unión Americana, aunque muchas de ellas portan sus respectivos pasaportes para poder permanecer en México y muchos de los cuales ya han estado buscando trabajo y casas donde vivir, pues aseguran que México es muy diferente a como lo pintan en sus lugares de origen”.

“Aquí hay trabajo y buena vida, es muy diferente a como nos han dicho en nuestro país, dijeron varias familias salvadoreñas y hondureñas que mencionaron sus deseos de naturalizarse mexicanos y seguir una vida en esta frontera al lado de sus hijos y olvidarse del mencionado sueño americano”.

Así las cosas, Héctor Silva director de la Casa Senda de Vida, que esta asociación no solo recibe a deportados o migrantes, sino también brinda albergue a toda persona que lo necesite pues tiene capacidad para recibir hasta 300 personas y darles alimento a todos gracias a los apoyos que ha estado recibiendo al tener albergadas a las familias que el gobierno de los Estados Unidos separó de sus hijos y viven ahora en Reynosa esperando la reunificación familiar.