Por Raúl Hernández Moreno

Desde hace varias semanas el precio de la gasolina ha estado bajando  en Texas. En las estaciones de la vecina ciudad hoy se ubica en 1.95 dólares el galón, lo que  traducido a pesos equivale a 9.51 pesos el litro, en tanto que en las gasolineras de Nuevo Laredo anda arriba de los 14.50. Hay  una diferencia de 5 pesos,  en el aspecto económico, porque en calidad, ni  hablar, la americana es mucho mejor,  rinde más, porque tiene mayor octanaje, con el añadido de que los galones están completos.

Y si el precio se compara con el que prevalece al interior de la república, peor es el diferencial pues el promedio anda en los 20 pesos por litro. Ante la enorme diferencia de precio, con mucha frecuencia el Presidente Andrés Manuel suele informar en sus conferencias mañaneras quién es quién en materia de precios de gasolina. Es un ejercicio demagógico e inútil, pues nadie va a viajar a un pueblo olvidado de Puebla o Sonora para ahorrarse 30 o 40 centavos por litro cargado.

Mientras que México es productor de petróleo, en Estados Unidos la mayor parte se importa, aunque ciertamente Texas tiene la ventaja de que si tiene sus propios  yacimientos, lo que no ocurre en otros estados de la Unión Americana y por eso el precio de la gasolina varia  de un lugar a otro y la diferencia puede ser de hasta de dólares por galón.

El ciudadano que sabe muy poco de economía se pregunta por qué hay una diferencia enorme en el precio de la gasolina que se vende en México y la de Estados Unidos, y más cuando recuerda que el Presidente prometió en campaña que llegando a la presidencia bajaría el precio de los combustibles. Y como López Obrador es admirador de Nicolás Maduro los chairos ya se imaginaban  que Pemex  vendería el litro de gasolina igual a lo que se vende en Venezuela: menos de la mitad de un centavo americano por litro.

Bajar el precio de la gasolina  es una de las muchas promesas incumplidas de nuestro pinocho mexicano.

En fin, el que  pueda  cargar gasolina  en Laredo, que lo haga. Ahorrar unos pesos no es un asunto de patriotismo, sino de economía. Y ha circulando en la vecina ciudad y si usted es de los que les  gusta  tentar la suerte comprando boletos de lotería,  aproveche que con un dólar, o lo que es lo mismo, 19 pesos, puede  ganarse millones de dólares en la loto de Texas. Hace dos semanas el acumulado era de 50 millones de dólares, algo así como 960 millones de pesos, lo que es una enorme diferencia al premio de 20 millones que ofrece nuestro fifí presidente a un costo de 500 pesos el boleto, es decir,  un  premio de poco más de un millón de dólares a un costo de 26 dólares el boleto.

En otro tema, el presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar anuncio que el próximo mes  iniciarán los trabajos de construcción del World Trade Center en Nuevo Laredo, para lo cual el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca colocará la primera piedra y se estima que en 12 meses estará terminada la obra.

El campus del WTC estará integrado por hoteles, Centro de Investigación y Desarrollo de Nanotecnología y Biotecnología, Parque Tecnológico, Distrito de Innovación y Emprendimiento, Distrito Internacional de Corporativos WTC, Centro de Convenciones, Sede del Instituto Mexicano de Logística, área social y deportiva, club de negocios, shopping mall, business loft y corporate living, centro financiero y un distrito médico. ¡Toda una chulada!