Por Raúl Hernández Moreno

En este domingo, a las tres de la tarde, llega a Nuevo Laredo la Antorcha Guadalupana, que  salió de la Basílica de Guadalupe el 1 de septiembre y tiene como destino final la Catedral de San Patricio, en Nueva York.

Durante el trayecto de 102 días participan más de 15 mil corredores que  transitan por nueve estados de la república.

En conferencia de prensa, Francisco Chavira, promotor del evento, señaló que la antorcha es un símbolo de esperanza para los migrantes en los Estados Unidos.

El arribo de la antorcha  esta previsto a las tres de la tarde por la avenida Reforma, frente a la tienda Soriana. De ahí ira a la iglesia de Guadalupe y  después a las instalaciones de la Universidad del Norte de Tamaulipas.

El lunes 21 hay una misa en la iglesia de La Paz y a eso de las 12.00 horas cruzará a Laredo, Texas, donde la recibirá el Mayor Pete Sáenz, a mitad del puente internacional número 1.

Por otra parte, en la última sesión de cabildo se discutió  el tema de la salud y los problemas que enfrenta el Municipio para atenderlo. Y es que, por ejemplo, muchos de los pacientes que recurren al Municipio quieren que se les entreguen medicamentos de patente y no los genéricos que son los que se recetan en el IMSS, el ISSSTE…y en los  hospitales privados, pero se facturan como originales.

Gran cantidad de los que son consultados en los servicios médicos del Municipio, tienen seguridad social, pero no quieren ir al Issste ni al Imss, por el tema de los medicamentos genéricos. Y es que un medicamento para diabéticos genérico cuesta 48 pesos al mes y el de patente, 2,800.  Curan igual, pero el paciente quiere el medicamento caro porque cree que de esa manera se va a aliviar pronto.

Cuando el Municipio les niegue los medicamentos originales, consumirán los genéricos. Y sin chistar.

En otro tema, el bufón que tenemos como Presidente de la República esta a casi nada de desplazar a Antonio López de Santa Ana, si no es que ya lo hizo, como el peor Presidente de México. Santa Ana  cedió parte del territorio a los Estados Unidos y el payaso de rodeo regalo  la dignidad de nuestras  fuerzas armadas que hoy son el hazmerreir dentro y fuera del país.

Las cosas andan tan mal en México que  extrañamos a Felipe Calderón, a Fox y Peña Nieto.  Al menos no fueron tan dañinos como  el guasón  tabasqueño.

Y lo que son las cosas, Tabasco tuvo dos gobernadores que han trascendido en el tiempo, por el trabajo social que desplegaron en su momento. Se trata de Tomás Garrido y Carlos Madrazo. Los dos son recordados porque eran hombres de una pieza. Al primero se le recuerda por sus campañas desfantizadora y anti-alcohol, pero le dio  un gran impulso a la educación, al campo y reivindicó los derechos de la mujer y los de los trabajadores y al segundo porque durante su gestión, de 1959 a 1964, construyó carreteras, caminos, impulso la cultura, la educación, hizo obras de infraestructura. Posiblemente sea el mejor gobernador en toda la historia de Tabasco.

Tanto Garrido como Madrazo aspiraron a la presidencia de la república, no lo lograron, pero trascendieron al tiempo. En cambio el señor López si llegó, pero le quedó grande el puesto. Y pensar que tiene la arrogancia de compararse con  Juárez y Madero. Esos sí tenían valores y palabra. No eran mitómanos. Eran gente seria, no payasos.