Por Juan R. de la Sota

En graves problemas con la justicia de Tamaulipas, se encuentra el ex presidente municipal de Nuevo Laredo, Carlos Canturosas  Villarreal y todo indica que muy pronto será encarcelado, para que responda por los delitos de “lavado” y operaciones con  recursos ilícitos y de comprobarse su culpabilidad el Código Penal establece una penalidad máxima aplicable de 10 años para este tipo de ilícitos.

Canturosas Villarreal, es hijo del extinto Carlos Enrique Canturosas, quien fuera un político de lucha e incansable gestor social, un hombre justo, razonable, honesto, leal, sincero y que trabajó desde varias trincheras, entre ellos como líder del PARM,  para mejorar las condiciones de vida de las familias, bastante diferente a su “cachorro” Carlitos, quien resultó un “pillo de siete suelas” y que por consecuencia está a punto de ser encarcelado por hacer mal uso del dinero del pueblo.

Este muchacho es un mal agradecido, cínico, hipócrita y no tiene vergüenza, ya que traicionó, despreció, mintió y mordió fuerte la mano a los que lo hicieron político y lo ayudaron para  lograr gobernar el municipio de Nuevo Laredo y tanto se enfermó de poder que se volvió arrogante, altanero, prepotente y lo más lamentable hasta presunto ladroncillo, al ser acusado de hacer pagos a empresas fantasmas por la cantidad de 50 millones de pesos, dinero que pertenecía al erario público.

El ex alcalde neolaredense tiene dos opciones: enfrentar a la Justicia de Tamaulipas con su defensa jurídica o huir, como lo han hecho muchos políticos cobardes, quienes luego de enriquecerse ilícitamente corren a esconderse a otros países como zopilotes asustados para disfrutar del dinero público que se robaron y de las ganancias obtenidas con operaciones ilícitas.

De acuerdo a información publicada por varias medios de comunicación, Carlos Canturosas, fue fichado internacionalmente por la Interpol, tras seguirle la PGJT una investigación por los delitos arriba mencionados.

Extraoficialmente se informó que el aviso de búsqueda internacional con los países que mantienen un acuerdo de cooperación, se emitió el pasado 4 de junio del año 2019 contra del ex presidente municipal de Nuevo Laredo en el periodo 2013-2016.

La Unidad de inteligencia Financiera del Estado fue la instancia que inició una investigación y logró la orden de aprehensión. Se afirma que Carlos Canturosas, utilizó como Presidente Municipal una serie de empresas  fachada para desviar recursos del erario municipal.

La orden de aprehensión se consiguió por un presunto desvío de casi 50 millones de pesos utilizando ese esquema, aunque la investigación  continúa y debido a que la red de empresas es más extensa. Varias de estas están boletinadas en el SAT como empresas factureras.

También se asegura que datos que trascienden de la denuncia, el sujeto causó daño al erario municipal con empresas fantasmas por 50 millones de pesos, debido a que las compañías nunca fueron registradas  en el padrón de proveedores y estaban boletinadas ante el Sistema de Administración Tributaria. 

La investigación contra el ex mandatario municipal fue iniciada por la Fiscalía de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Finanzas del Gobierno de Tamaulipas desde 2017, luego de detectar que, desde el Ayuntamiento, Canturrosas autorizó durante el ejercicio 2015 y 2016 transferencias bancarias  a favor de proveedores simulados en perjuicio del patrimonio municipal. El aviso  internacional para la localización y detención con fines de extradición  se emitió el pasado 4 de junio de 2019 a través del expediente 2019/54460.

Los amigos de Canturosas se orillaron y lo abandonaron, pues saben que va directito al fresco bote y porque están seguros que ni la Cuarta Transformación va a salvarlo de ser enjuiciado y encarcelado. Y no se equivocarían, porque Carlitos, así como traicionó al PAN, también traicionaría a Morena y hasta al mismo diablo y los políticos en el poder federal, pues es un individuo traidor y mal agradecido que solo sonríe y palmea cuando tiene problemas.

Le andan muy cerquita los policías y podría correr a esconderse a Estados Unidos, Belice, Guatemala, Europa, Centroamérica o Sudamérica.

Cambiando de tema, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se comprometió hacer justicia en el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, pero quizás como los funcionarios de su gobierno son incapaces de investigar y dar resultados, tuvo que llamar a todos los ciudadanos  para que colaboren en las investigaciones.

Trabajar en este caso, es responsabilidad y obligación del Gobierno, no de los ciudadanos, la gente ya les está pagando con sus impuestos un sueldo para que hagan su chamba. Causa molesta e irritación que el mandatario nacional le pida al pueblo colabore en ese asunto, pues demuestra la incapacidad  del Gobierno para dar resultados en este asunto y evidencia que busca jugarle el dedo en la boca a los familiares de los normalistas, como lo hizo el Gobierno encabezado por el ex presidente Enrique Peña Nieto.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, llamó a todos los ciudadanos que tengan datos sobre la desaparición de los 43 estudiantes a que colaboren en las investigaciones, a fin de sanar pronto  “esta herida abierta” que nos afecta a todos. Ayuden, esto tiene que ver con la justicia, con el humanismo, dijo.

Los  convocó a ayudar,  a contribuir informando sobre el paradero de los jóvenes”, esto lo hizo en su conferencia de prensa matutina.

Es una buena intención del Presidente, pero seguramente ningún ciudadano colaborará, aunque cuente con cierta información, porque nadie quiere meterse en problemas, sobre todo cuando saben que los policías investigadores del Gobierno de la República son unos violadores de los derechos humanos, prepotentes y trasgresores de la ley.

Por ello, lo que debe hacer la Federación es ponerse a trabajar para que le presente resultados a los padres de los estudiantes normalistas desaparecidos, pues debería recordar el mandatario nacional que se comprometió a hacerles justicia.

Tiene que girar órdenes para que se aceleren las investigaciones y se encuentre a los culpables de la desaparición de los alumnos, mientras eso no lo logren no sabrá a dónde fueron a parar.

En otro asunto, hablando de desastres, resulta que los campesinos tamaulipecos andan bastante enojados, porque el Gobierno Federal obradorista, les recortará el presupuesto para la producción de las actividades agrícolas.

Se espera un recorte de mil millones de pesos, dijo el líder de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Tamaulipas Raúl García Vallejo, quien dijo que sería un 30 por ciento del presupuesto menos  que el año pasado.

Exigieron a los diputados  y senadores no se atrevan a bajarle al presupuesto destinado al agro, porque pueden despertar al monstruo que está dormido, ya que no permitirán  que los atropellen, dado que sería un acto criminal seguirle quitando dinero a este sector.

Lo cierto es que con amenazas y advertencias no lograrán nada ni mucho menos frenarán las decisiones de un Gobierno Federal que no mira ni escucha a unos campesinos tamaulipecos que se encuentran en la miseria y sin  apoyos para producir la tierra. 

Por el momento tendrán que soportar la pésima política agraria obradorista y esperar a ver si reacciona  considerando que tiene un compromiso de ayudar al campo mexicano, porque con protestas no accederá a cumplir con su responsabilidad, dado que los plantones y manifestaciones no le asustan, dado que él los realizó durante muchos años.

Es un Gobierno de la República insensible que no le interesa la producción ni lo que le pasa a la gente, pues sigue con su terquedad de seguir manteniendo a una bola de jóvenes flojos que utilizan los apoyos federales para emborracharse y la pachanga.

El dato: El presidente Andrés Manuel López Obrador, se rodea de políticos que tienen un comportamiento de víboras venenosas y que le están causando problemas en varios Estados del País, como  Alejandro Rojas Díaz Durán, un tipo enemigo de la gente pobre, por lo que de no sacudírselo y retirárselo le causará muchos conflictos que generará más molestia y enojo entre la población.