Por Juan R. de la Sota

 

El servicio peligroso, desordenado, inhumano, indigno, incómodo, abusivo e irresponsable, está vigente en el transporte público urbano en Tamaulipas, pues la Subsecretaría del ramo del Estado, se mantiene incapaz de hacer realidad la modernización de microbuses, al privilegiar la aplicación de una revisión mecánica simulada e irregular que ha impedido la circulación de unidades seguras, higiénicas, sin fallas mecánicas y con choferes respetuosos y presentables.

Por las pésimas condiciones mecánicas en que se encuentran esos vehículos, viajar en los mismos es un sufrimiento y hasta se corre peligro de muerte, debido a que circulan con llantas a punto de reventar, con equipo de gas en su interior, sin parabrisas y limpiadores,  con vidrios rotos de sus ventanas y la carrocería despedazándose, pero a la fecha esto nadie lo ve ni lo corrige.

La tan anunciada modernización del transporte público urbano, ha sido una promesa de muchos gobiernos estatales y ha trascurrido el tiempo y los concesionarios de este servicio siguen ganando su capricho de ofrecer el servicio con unidades automotrices con múltiples fallas mecánicas que ponen en riesgo la vida de los usuarios, anomalía que se mantiene por la irresponsabilidad, negligencia, incapacidad e irregularidades de la Subsecretaría del Transporte.

La citada dependencia y sus funcionarios se mantienen inoperantes, estáticos, dormitando, grillando, buscando la forma de despedir personal con antigüedad, ideando como cancelar concesiones para otorgarlas a amigos, compadres y familiares, olvidando de cumplir con su trabajo de poner orden en el transporte, exigiendo las prestación del servicio con unidades nuevas y con choferes capacitados.

Diariamente varios microbuses bajan al pasaje en cualquier calle al no poder seguir su marcha porque registró deficiencias un neumático, se trozaron las muelles, se les acabó el gas o gasolina o les tronó la maquina, lo cual se presenta, precisamente por la falta de una estricta revisión mecánica por parte de las autoridades.

Con la prestación del servicio de esas unidades automotrices chatarra, no tienen la razón de exigir incremento al precio del pasaje, debido a que no lo merecen, al no cumplir con su promesa de modernizar las unidades.

El pueblo tiene derecho a un servicio de transporte digno, higiénico, seguro, responsable, eficaz y respetuoso, pues lo paga y a un costo muy elevado, por lo que la negativa de los concesionarios  tiene que resolverse con la advertencia de que si no modernizan los microbuses se procedería a cancelarles la concesión.

Y para no dejar a los ciudadanos sin el servicio, el Gobierno debería tomar la decisión de privatizar el servicio de transporte, para que los empresarios inviertan en la compra de vehículos nuevos que ofrezcan seguridad, comodidad, eficiencia y respeto a todos los usuarios.

La medida de privatizar el transporte público urbano resolvería la demanda de mejorar el servicio, sin embargo, la autoridad estatal tendría que ser muy estricta para evitar la aplicación de tarifas del pasaje levadas y que no puedan pagar las personas de escasos recursos económicos.

En algunos Estados de este país, se ofrece el servicio con unidades de transporte de reciente modelo, con clima, internet, televisión, equipo contra incendios, cámaras de video y otras medidas de seguridad, con una tarifa de 15 pesos, la cual es aceptable para la ciudadanía y se justifica.

Realmente el transporte en Tamaulipas, es deficiente, da asco y es bastante peligroso, por ello es conveniente que las autoridades correspondientes analicen la posibilidad de privatizar este servicio, dado que los concesionarios se oponen y siguen encaprichados en no modernizar las unidades.

Cambiando de tema, la caravana de migrantes sigue su camino con objetivo a cruzar el vecino país de Estados Unidos y muy pronto llegarían a Tamaulipas, por lo que diversas autoridades realizan los preparativos para ofrecerles varios servicios, principalmente médicos, alimenticios y de empleo.

La Secretaría del Trabajo en la entidad y el Servicio Nacional de Empleo, coordinan acciones y esfuerzos, para brindar trabajo a los migrantes mexicanos y ciudadanos de otros de países.

La titular de la Secretaría del Trabajo en la entidad, María Estela Chavira Martínez,  aseguró que trabajan en un programa de empleo para los migrantes mexicanos que son repatriados  de EU por Tamaulipas y que deciden quedarse en municipios de la frontera de esta entidad, beneficio que se les otorgará si cuentan con documentación oficial que los acredita como mexicanos.

Dijo que los Secretarios de Estado se reunirán este jueves y viernes para determinar estrategias en apoyo a la carava de migrantes que avanza a Estados Unidos y que se prevé transiten por Tamaulipas.

La funcionaria comentó  que en la frontera  tienen más de 10 mil vacantes, pero los lineamientos especifican que para poder dar trabajo a alguien de otro país deberán tener  la documentación legal y “nosotros tener la autorización de la Federación”.

En otro asunto, más de 500 empresas en Tamaulipas serán inspeccionadas  para que cumplan con el pago de aguinaldo, derecho que tienen todos los trabajadores, pues así lo establece la ley correspondiente.

El director estatal de Inspección y Previsión Social, Alejandro Castrejón Calderón, afirmó que al acercarse el fin de año estarán vigilantes de que se realice ese pago.

Dichas autoridades ejercieron estricta vigilancia para  que se cumpliera con el reparto de utilidades y a partir del 15 de Noviembre pondrán en marcha el programa de inspección para que los patrones  y representantes legales de las empresas  atiendan ese derecho constitucional que tienen los trabajadores.

Comentó que el 90 por ciento de las empresas de Tamaulipas cumplen  con sus obligaciones con su personal y cuando se registran pagos pendientes, el caso pasa a la Procuraduría  General de la Defensa del Trabajo.

Los empresarios que no hagan el reparto de utilidades y no paguen los aguinaldos a sus trabajadores, enfrentarán multas económicas y hasta el cierre de las empresas, por lo que deben cumplir en tiempo y forma con esas obligaciones  para evitarse problemas.

Por otro lado, un grupo de mujeres marcharon por las calles del centro de Ciudad Madero, con el propósito de erradicar la violencia en contra de la mujer.

El movimiento pacífico  fue dirigido por Emma Herrera Melo, directora del Instituto de la Mujer, quien expresó que esta marcha es parte de las diversas actividades que se tienen preparadas para este mes de noviembre para la no violencia en contra de la mujer y de las niñas.

Participan clubes, regidores de la Comisión de Equidad y Género y escuelas, entre las que figuran preparatorias. La funcionaria  destacó que en Madero se han recibido más de 90 denuncias  de agresiones en contra de mujeres y niñas. Son casos que se están atendiendo, entre ellos de golpes y violación.

Cabe mencionar que es  una buena medida que se les brinde atención psicológica a las afectadas, la ayuda tendría mayor relevancia si se le de seguimiento a las denuncias para que se castigue con cárcel a los presuntos responsables, porque de lo contrario no disminuiría  la violencia hacia las mujeres.

El dato: La acción penal podría perseguir a la ex alcaldesa de Tampico, Magdalena Pereza Guerra, pues le siguen detectando irregularidades en su administración. Los diputados del Congreso de Tamaulipas,  se mantienen sin proyectos ni rumbo, improductivos y lejanos de la gente, pero se tiene confianza que en cualquier momento se sacudirán esa modorra y se decidirán a coadyuvar para apoyar las acciones del Gobierno Estatal y que tienen como fin resolver los problemas y necesidades que enfrentan los tamaulipecos.