ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

SALUD.- Una investigación realizada en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH), del IPN, comprobó que una molécula obtenida de una planta llamada Acocotillo (Arracacia tolucensis) que habita en la Sierra Madre Oriental de México, reduce los niveles de glucosa en sangre, así como colesterol y triglicéridos.

“De la molécula obtenida es posible desarrollar un fármaco eficaz para el tratamiento de la diabetes y sin generar efectos secundarios, así lo demostraron las pruebas realizadas en ratas sanas y diabéticas”.

De esta manera lo manifiesta la doctora Cynthia Ordaz Pichardo, titular del Laboratorio de Biología Celular y Productos Naturales de la ENMH, quien asesoró el trabajo científico realizado por el alumno Elix Alberto Domínguez Mendoza, mismo que fue presentado para obtener el grado de doctor en ciencias en biotecnología.

Por síntesis química, el alumno obtuvo del extracto de acetato de etilo de Acocotillo la molécula 3’,4’-Di-O-acetil-cis-quelactona, tomando como base la estructura original del metabolito de la planta, por lo tanto el vegetal ya no es necesario para la producción en serie, si fuera necesario.

La molécula es análoga a la piranocumarina, compuesto químico orgánico perteneciente a la familia de las benzopironas que aminora los síntomas de la diabetes y evitar la presencia de otras enfermedades relacionadas.

En la investigación se utilizó la planta Acocotillo ubicada en la comunidad Gómez Farías, Tamaulipas, donde los pobladores la utilizan en infusiones para malestares como tos, bronquitis y, en especial, para bajar los niveles de azúcar.

En el Laboratorio de Biología Celular y Productos Naturales se realizaron varias pruebas y se evaluó en el modelo de ratas diabéticas a las que se administró el tratamiento con la piranocumarina y después de 15 días de observación y pruebas bioquímicas se analizaron histopatológicamente cada uno de los órganos asociados a la diabetes.

Los animales tratados con la solución que contenía la molécula bebían menor cantidad de agua en contraste con las ratas enfermas, el deseo por comer en exceso también mostró una baja, el tratamiento generó ganancia de peso, los niveles de glucosa mostraron valores similares a los de los grupos sanos.

Además, la administración del compuesto en el grupo de ratas diabéticas revirtió la inflamación en riñón y restableció la morfología en el hígado en comparación con los grupos diabéticos sin tratar.

En las ratas tratadas con la piranocumarina se registraron niveles de triglicéridos y el colesterol cercanos a los normales.

“Lo que se puede concluir es que el compuesto no afecta al hígado, páncreas y al riñón, órganos afectados en la diabetes. Además si la molécula es modificada se podrían desarrollar otras diferentes que mantengan la propiedad anti-hiperglucemiante”, explica Elix Domínguez.