ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

INTERNACIONAL.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió al fiscal general y secretario de Justicia, Jeff Sessions, poner fin a la investigación en marcha sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y que calificó como una “cacería de brujas”.

“Es una situación terrible y el fiscal general Jeff Sessions debería interrumpir esta cacería de brujas ahora mismo, antes que manche aún más a nuestro país”, publicó Trump en Twitter, al referirse a la investigación que conduce el fiscal especial Robert Mueller.

Dicha investigación busca determinar el alcance de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 y si existió algún tipo de colusión entre funcionarios rusos y el comité de campaña de Trump, este último el aspecto más difícil para la Casa Blanca.

El propio Sessions se excusó de conducir esa investigación, en su carácter de fiscal general, porque también mantuvo contactos no autorizados con funcionarios rusos después de las elecciones y antes de asumir el nuevo gobierno.

Esa recusación provocó la ira de Trump y también motivó la nominación de Mueller como Fiscal Especial al frente del caso.

En los mensajes publicados este miércoles, Trump recordó el caso de un agente del FBI y miembro del equipo investigador de Mueller quien envió un mensaje a su novia durante las elecciones afirmando que impedirían el triunfo del millonario empresario. Para la Casa Blanca, el caso de ese agente confirma que la investigación de Mueller no pasa de ser una “cacería de brujas”.

El lunes pasado, Trump sugirió también a través de Twitter que el propio Mueller debía retirarse de la investigación a raíz de un supuesto “conflicto de intereses”. Además, el mandatario sostiene que el equipo de investigadores está repleto de agentes del FBI “furiosos” por la derrota de la candidata del partido Demócrata, Hillary Clinton.

Este miércoles, Trump reafirmó que Mueller tiene “un enorme conflicto y los 17 furiosos demócratas que están haciendo su trabajo sucio son una vergüenza para Estados Unidos”.

La declaración ocurre un día después que el abogado Paul Manafort, quien se desempeñó brevemente como jefe de su campaña en 2016, fue acusado formalmente en los tribunales por fraude bancario y fiscal.