CORRESPONDENCIA – 100 días y contando

CORRESPONDENCIA – 100 días y contando

 

José Luis Castillo

Aun cuando hay administraciones que han puesto lo mejor de sí para resolver cada una de las necesidades de la ciudadanía en cuanto a obras y servicios se refiere, hay otras más que a tres meses, no tienen la más mínima idea de por dónde empezar, vaya, ni siquiera, saben que hacer con la responsabilidad que el pueblo les confirió.

Algunos alcaldes instituyeron el día de encuentro ciudadano, para ver de cerca a los habitantes de las comunidades y conocer sus demandas, necesidades o peticiones, ahí mismo, si se puede, resolverlas.

Unos más prefieren esconderse de quien alguna vez fueron a visitar hasta sus domicilios para pedirle el voto y llegar al poder, pero lo que si es cierto, es que algunos responsables de las administraciones han actuado como se debe, y otros, simplemente nadan de “muertito”

Por ejemplo, un caso digno de comentar es el del Presidente Municipal, Héctor de la Torre Valenzuela, que en el Municipio de Llera ha impuesto su sello personal a la administración que encabeza, emanado, por cierto, de una candidatura independiente.

En los ejidos Zaragoza, Compuertas, Independencia, La Morita, El Encino y La Alberca, se reunió con campesinos de esas comunidades para conocer su problemática y entrarle de lleno a las dificultades que les aquejan; ahí entregó además, recursos para impulsar el desarrollo agropecuario.

Sencillo, el alcalde convive con los campesinos y les resuelve serios problemas como el de la abuelita de 87 años del ejido López Mateos, quien apenas lo vio y salió a su encuentro: “hijo, ya no puedo ni comer, no tengo dientes”, a dos semanas de ese encuentro, ya cuenta con su placa dental, así de fácil.

Cuando hay voluntad se cumple a pesar de las circunstancias y condiciones económicas, lo importante, poderlo hacer, y vaya que hay municipios que están en el más completo abandono, si no dese una vuelta a Soto la Marina, las calles y los servicios para llorar.

El alcalde Habiel Medina, anda perdido, nunca o casi nunca está en sus oficinas, mientras que amigos y familiares integran la nómina del Ayuntamiento, por si fuera poco, gozan de los privilegios del presupuesto, gasolina y viáticos, al por mayor; su hijo Habiel Medina Jasso, causa terror en el poblado La Pesca, donde en su “troca” Cheyenne blanca, se interna por la noche en la playa a beber a más no poder, claro, con grata compañía.

Hay alcaldes como Jesús de la Garza Díaz del Guante, de Matamoros, Enrique Rivas Cuellar, de Nuevo Laredo, Oscar Almaraz Smer de Victoria que saben desde que entraron, lo que hay que hacer: chambear y hacer equipo. En Padilla, Eduardo Alvarado, ha instaurado los miércoles ciudadanos.

¡Ah! de Maki, mejor ni hablar, sus pleitos no la llevarán a nada bueno y otra vez el pueblo de Reynosa, sufrirá las consecuencias.

El 2018 está a la vuelta de la esquina y esa será la prueba a superar o se van o se quedan.

 

Para que Usted pueda copiar este material deberá contar con previa autorización de Grupo La Red de Altamira, por lo tanto queda prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos, por lo contrario, se llevaran a cabo las acciones legales correspondientes. Si está interesado en el uso de este contenido por favor póngase en contacto con el area de ventas al +52 833 162 1740. Muchas gracias