LA COLUMNA – Porqué sí, renunciar al TLCAN

LA COLUMNA – Porqué sí, renunciar al TLCAN

David Ed Castellanos Terán

La campaña presidencial de los Estados Unidos, de un momento a otro se convirtió en el tema principal de los mexicanos, quienes en su mayoría se dejaron llevar por los súper expertos politólogos que daban como ganadora a la demócrata, esto a pesar de que siempre fue una candidata deshonesta, mentirosa y tan impopular como el magnate que siempre se manejó con franqueza. El mundo entero se abalanzó por conveniencia a favor de Clinton y Peña Nieto, en un aparente error, resulto triunfador.

Aquella explosiva reunión entre Peña y Trump, como la misma extradición de Don Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, serán junto con el enlace Videgaray, tres factores que pondrán un piso más parejo al presidente mexicano en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte  (TLCAN), sin embargo entre muchos otros puntos, hay uno que parece insignificante pero que no debe descuidar, Enrique Peña Nieto y me refiero al relacionado con la millonaria industria cinematográfica.

Si bien es cierto que la Cultura y las Artes, en México, son influencias económicamente hablando poco favorables e interesantes para los políticos nacionales, el séptimo arte, ha vivido un antes y un después  luego de la firma del TLC en 1992, ya que a partir del siguiente año, se pulverizo la producción de las películas mexicanas y peor aún, su proyección en las pantallas de los cines, se redujo considerablemente sin importar los incentivos económicos que el gobierno tiene para los productores, siendo estos insuficientes para poder combatir con la mafia de las empresas que se dedican a la exhibición de estas películas mexicanas, convirtiéndose en una gran catástrofe para los cineastas nacionales.

Pero usted se preguntara ¿cómo es que un tal Guillermo del Toro, Diego Luna, Gael García y otros más han triunfado en el extranjero? Es precisamente por este tratado internacional, que no permitió el surgimiento y crecimiento de más talentosos, los mencionados son nada relativamente hablando, porque en el ámbito del séptimo arte mexicano, existen muchos otros guillermos, diegos, gaeles y bichires pero que no cuentan con los recursos propios o relaciones como para abrirse camino en la industria cinematográfica internacional, por lo que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo único que hizo a las producciones mexicanas, fue establecer monopolios de exhibición y ahora el problema es que el cine se está viendo en la pantalla chiquita y gracias al TLCAN, se perdieron años gloriosos y generaciones importantes de cineastas como Guillermo González Montes, Director de la película “Flor de Fango”, que gracias a HBO, podemos ver recurrentemente en la televisión y aunque fue grabada en 2012 en la ciudad de Tampico, jamás llego a las salas locales, hasta este 2017 que fue presentada en el Cine Club del espacio cultural Casa Gándara, gracias a esto, muchos tampiqueños pudieron ver la obra maestra del director Guillermo González, que si lo comparamos en el ámbito rockero, sería como el Alex Lora, del cine mexicano.

Para que Usted pueda copiar este material deberá contar con previa autorización de Grupo La Red de Altamira, por lo tanto queda prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos, por lo contrario, se llevaran a cabo las acciones legales correspondientes. Si está interesado en el uso de este contenido por favor póngase en contacto con el area de ventas al +52 833 162 1740. Muchas gracias