Necesario dar libertad a instituciones para ayudar: Nury Romero

EN LINEA DIRECTA / LA RED DE ALTAMIRA

ZONA CONURBADA.- Luego de que no se pudo ayudar de manera inmediata a la mujer que permaneció 4 días afuera de la iglesia “Las Mercedes”, la licenciada Nury Romero Santiago, consideró que debe haber modificaciones a la Ley de Servidores Públicos para que no estén atados de manos para brindar ayuda que se requiere.

Dijo que en redes sociales les empezaron a etiquetar el caso de la joven que estaba en el exterior de la Iglesia Las Mercedes, porque saben que se dedican a luchar por los derechos de las mujeres, por lo que al estar tan insistentes acudieron ayer a atender este caso e hicieron un llamado a la Cruz Roja, a Derechos Humanos y hablaron con el Fiscal de Género en el estado, con el procurador del Sistema DIF y en conjunto se logró contactar a familiares y ayer publicaron en redes sociales del estado de Puebla cuando tuvieron el nombre real de la mujer.
“Y se contactaron primos con nosotros que nos están diciendo que nos comuniquemos con ellos, y nos proporcionaron números, nos comunicamos con su madrina, y el procurador ya se comunicó con su papá e hicimos un en vivo con la madrina”.

Manifestó que la joven está muy afectada, al tener varios días sin comer ni beber líquidos.

“Aquí lo alarmante es que las instituciones y las autoridades están atadas de mano, 4 días con una mujer aquí que está en riesgo; otro caso que nos duele, y situación que nos duele mucho a las mujeres en Tamaulipas es que hayan cerrado las Casas Violeta porque uno de los impedimentos es que no había a dónde resguardarla, no tenemos donde resguardar a las mujeres violentadas y urge que las casas Violeta se vuelvan a abrir porque no tenemos dónde resguardar a las mujeres, vinieron de la Fiscalía, Derechos Humanos, la Cruz Roja, y nadie, todos atados de mano, dónde quedaron las garantías individuales de esta mujer, tenemos graves problemas con los derechos de las mujeres, no podemos amarrarles las manos a las autoridades para que puedan ayudar a las personas”.

Consideró que no es posible que la autoridad tenga miedo a hacer su trabajo para no tener represalias.

“Y se los puedo decir yo que siendo servidora pública ayude a una mujer golpeada y termine denunciada por su agresor, hoy entiendo porque todas las personas de instituciones que vinieron ayer ninguna quiso a sumir la responsabilidad por el temor de las represalias y de tener problemas legales, porque sí pasa, y creo que hay mucho por hacer, no podemos amarrarles las manos a las instituciones en pro de la vida de las personas”.

Afirmó que se requiere modificación a la Ley de Servidores Públicos porque no les pueden atar las manos de esta forma.

“No es posible que quieran ayudar y no puedan, a mí me consta que el procurador del DIF h a estado aquí en todo momento, pero hay ciertas limitaciones, y el padre de la iglesia también ha ayudado y también tiene limitaciones, no puede le pueden atar las manos a los servidores públicos cuando ellos si quieren hacer su trabajo, cuando lo están haciendo, no pueden tener esas limitaciones y urge que las Casa Violeta se abran”.

Expresó que es una mujer dolida que dice que buscó ayuda y nadie le creyó, y le dijeron que estaba loca, y se queja que le quitaron a sus hijos. “Fíjense hasta donde lleva a una madre que les arrebatan a sus hijos, hasta dónde la arrastran; entonces no llamen a las personas locas, porque no saben que dolor las llevó a ese estado emocional”.

Por último, refirió que hubo muchas personas que acudieron a ver si no se trataba de su familiar.