PUNTO POR PUNTO – Incertidumbre por llegada de Trump

PUNTO POR PUNTO – Incertidumbre por llegada de Trump

Raúl Hernández Moreno

El politólogo Lorenzo Meyer  dice que con seguridad no sabemos qué esperar de la llegada de Donaldo Trump a la presidencia de los Estados Unidos.

Hay incertidumbre, no  hay certeza de cómo vaya actuar.

Y es que en campaña y ya como presidente electo, Trump no le ha bajado a  su discurso frontal. Trae pleito con todo y contra todos.

Hace algunas semanas, leímos una declaración del congresista federal, Henry Cuéllar, quien señalaba que los dichos de Trump difícilmente se cumplirían, porque el  gobierno de los Estados Unidos es una democracia. No es una  tiranía.

En pocas palabras, para que Trump cumpla sus amenazas – deportaciones masivas, cancelar tratados económicos–  primero tiene que conseguir el aval del Congreso y del poder judicial.

El problema es que Trump ha hablado, sigue hablando  y actúa como un tirano. No tolera las divergencias, no tolera las críticas, vengan de quien vengan, como lo hizo recientemente con la actriz Meryl Streep, quien  en sus críticas a Trump fue muy mesurada y decente, y ni siquiera mencionó su nombre, y en cambio Trump fue un patán con ella,  a quien llamó lacaya de Hillary Clinton.

Trump todavía no asume el cargo y se la ha pasado amenazando a las empresas automotrices Ford, Toyota, Mercedes, BMW. Y eso lo ha hecho sin ser Presidente.  Lo peor es que logró meterle miedo a la Ford para que no se instale en San Luis Potosí.

Pero además, hay el riesgo de que tanto el Congreso como la Suprema Corte se conviertan en sus aliados y permitan que sea un  tirano.

Aquella máxima de Don Porfirio Díaz, “tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”, cobra relevancia en estos días, ante el discurso de odio del señor Trump. Pero no seremos los mexicanos los que  detengamos o hagamos  cambiar a Donald Trump. Esa es una decisión de los estadounidenses. Ellos lo llevaron al poder y ellos tendrán que vigilarlo para que les  garantice  resultados positivos.

Y mientras esperamos con incertidumbre la llegada de Trump, Nuevo Laredo fue la sede de la reunión de los  gobernadores Francisco Arturo Vega de la Madrid, de Baja California;  Javier Corral Jurado, de Chihuahua;  Jaime Rodríguez, de Nuevo León;  Graco Ramírez, de Morelos; y Francisco García Cabeza de Vaca.

Los mandatarios suscribieron un documento  de 12 puntos  y acordaron  formar una alianza política para hacerle frente a lo que  venga con el ascenso de Trump.

Además, le van a solicitar al gobierno federal un fondo de fronteridad para que destine recursos  a los estados fronterizos y hacerle frente a los posibles problemas que se puedan generar con el cambio de  gobierno en los Estados Unidos y que van desde seguridad, salud, derechos  humanos, migración etc.