ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

NASA.- El regreso de astronautas estadunidenses a la Luna, anunciado recientemente para 2024, estará destinado a preparar la llegada del primer humano a Marte en 2033, informó este martes Jim Bridenstine, administrador de la NASA.

Queremos arribar a Marte en 2033, declaró en una audiencia en el Congreso estadunidense.

Podemos avanzar en el aterrizaje en Marte avanzando en el de la Luna, es el banco de pruebas, afirmó el ex parlamentario republicano nombrado por Donald Trump.

La NASA está con prisas desde que la semana pasada el presidente estadunidense, a través del vicepresidente, Mike Pence, adelantó cuatro años el calendario de regreso a la Luna, de 2028 a 2024, último año de un eventual segundo mandato de Trump.

Muchos expertos y legisladores del Congreso dudan de las capacidades de la NASA para cumplir esta nueva fecha límite por los retrasos en el desarrollo del cohete de las misiones lunares, el Space Launch System o (SLS), construido por Boeing.

Una misión para Marte durará al menos dos años a causa de la distancia, ya que solamente el trayecto de ida dura seis meses, frente a los tres días que hacen falta para ir a la Luna.

La ida y vuelta a Marte sólo se puede hacer cuando el planeta rojo está situado en el mismo lado del Sol que la Tierra, aproximadamente cada 26 meses.

En 2017, una ley de financiación de la NASA dispuso 2033 como fecha de lanzamiento de la primera misión habitada a Marte, pero la agencia espacial hablaba en general de los años 2030 en sus comunicaciones de los meses pasados.

La agencia quiere aprender a extraer y explotar las toneladas de hielo que hay en el polo sur de la Luna. Representa aire para respirar, agua para beber, carburante, aseguró Bridenstine.

Probar que podemos vivir en otro mundo, el objetivo

El objetivo no es solamente llevar humanos a la superficie lunar, sino probar que podemos vivir y trabajar en otro mundo, agregó.

De acuerdo, ¿y cuánto dinero necesitaremos?, preguntó Eddie Bernice Johnson, presidenta de la comisión de Ciencias de la Cámara de Representantes.

El jefe de la NASA prometió actualizar su solicitud presupuestaria antes del 15 de abril.

Por otro lado, la agencia espacial advirtió que la prueba realizada por India en el espacio dejó más de 400 piezas de desechos, lo que pone en riesgo a la Estación Espacial Internacional (EEI) y la seguridad de los astronautas que ahí viven.

Es inaceptable y la NASA debe ser muy clara sobre cual es su impacto en nosotros, afirmó Bridenstine.

El misil lanzado el pasado 27 de marzo por India fue una prueba para eliminar un satélite antiguo, acción que dejó flotando más de 400 piezas de diferentes tamaños, recordó.

Del total, más de 60 piezas tienen un tamaño mayor a los de 15 centímetros, además unos 24 fragmentos quedaron sobre la EEI, lo que representa un peligro para la central.

El primer ministro de India, Narendra Modi, refirió que la Mision Shatki fue un éxito, que sumó al país asiático a la lista de países que han realizado esta prueba, entre ellos Estados Unidos, Rusia y China.

India se volvió una potencia espacial de élite al utilizar con éxito el sistema antisatélite. Hará que la nación sea más fuerte, incluso más segura y promoverá la paz y la armonía, destacó Modi.

De acuerdo con reportes de prensa, los expertos de la India estudiaron antes la prueba para que la explosión no afectara a los otros instrumentos que están en órbita y evitar que los escombros cayeran a la Tierra.

Según la NASA, el riesgo para la EEI aumentó 44 por ciento desde que se realizó la prueba, por lo que Bridestine apuntó que la vida de los astronautas estará resguardada por ellos y que si es necesario la central podría moverse un poco para evitar los escombros.