LUPITA TORRES / LA RED DE ALTAMIRA

TAMPICO.- Por más de cincuenta metros fue arrastrada una mujer y su acompañante, a bordo de su auto luego de que intentaran ganarle el paso al tren, en el cruce de la avenida Monterrey y calle Arenal; ella vive de milagro aunque se llevó el susto de su vida al ver cómo la mole de hierro se le venía encima.

Alrededor de las 12:30 de este jueves, la mujer que circulaba sobre la calle Arenal en su Cavalier gris, con rumbo al centro de Tampico, pudo haber escuchado la locomotora y pensó que era buena idea brincar las paralelas a toda velocidad, pero la marcha del auto se detuvo y la dejó justo atravesada sobre las vías.

Al lugar acudieron entre otras autoridades, peritos de la Secretaría de Tránsito quienes confirmaron la manera en que ocurrió el desastroso percance.

Fue por eso que el operador del tren que se aproximaba no pudo hacer nada para detener la pesada unidad e impactó al automóvil arrastrándolo algunos metros con sus pasajeros terriblemente paniqueados.

Por fortuna, ninguno de los tripulantes de la unidad, ni la mujer que conducía el fallido auto, sufrieron algún tipo de lesión, simplemente tuvieron que ser atendidos por severa crisis nerviosa que sufrieron al ver cómo libraron la muerte.

Fueron vecinos de esa área quienes al escuchar el ensordecedor estruendo, salieron para ver lo que sucedía y apoyaron en las labores para que los tripulantes de la unidad pudieran ponerse a salvo.

Así mismo, fueron los testigos del aparatoso hecho, quienes se ofrecieron como voluntarios para unir fuerzas y remover del área de las vías, la maltrecha unidad para evitar que continuara estorbando y prevenir algún otro tipo de riesgo. Una vez que se recabó la información pertinente y que el vehículo fue trasladado al mesón municipal, el operador con su ferrocarril, continuaron con su marcha, teniendo como destino final la sultana del norte.