septiembre 29, 2022

Américo miente No existe Orden de Aprehensión

Fue un distractor para desviar acusaciones del columnista Héctor de Mauleon

Mientras que el gobernador electo de Tamaulipas, Américo Villarreal Anaya, denuncia que giraron orden de aprehensión en su contra, acusando al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de ser el responsable. Entre la confusión que se generó con dichas declaraciones, el gobierno de Tamaulipas desmiente que exista alguna orden de aprehensión en contra de Villarreal Anaya y a otras personas más del partido MORENA.

ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

TAMAULIPAS.- Mientras que el gobernador electo de Tamaulipas, Américo Villarreal Anaya, denuncia que giraron orden de aprehensión en su contra, acusando al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de ser el responsable. Entre la confusión que se generó con dichas declaraciones, el Gobierno de Tamaulipas desmiente que exista alguna orden de aprehensión en contra de Villarreal Anaya y a otras personas más del partido MORENA.

Con respecto a las declaraciones del Sr. Américo Villarreal Anaya, el Gobierno de Tamaulipas aclara que de acuerdo a una consulta realizada ante la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas y sus distintas instancias, es falso que existan o que se hayan solicitado órdenes de aprehensión en contra de él, familiares o colaboradores cercanos, como lo declaró públicamente.

Las únicas órdenes de aprehensión que existen en contra de alguno de las personas a las que pudiera referirse el señor Villarreal Anaya fueron emitidas en el 2018 y el 2021, casos que se han hecho públicos en medios de comunicación por los amparos que han tramitado los interesados y que, por tratarse de casos vigentes, no se pueden ofrecer más detalles.

De los señalamientos y acusaciones directas en contra del gobernador de Tamaulipas, al que señalaba Américo Villarreal Anaya como el promotor de esas supuestas ordenes de aprehensión, vino la incertidumbre y el bochornoso espectáculo que dio ante decenas de representantes de medios de comunicación al no poder demostrar la supuesta orden de aprehensión, que después negaron las autoridades del Gobierno de Tamaulipas.

Así vino la duda de que la mencionada orden de aprehensión, pudo ser un posible “distractor”.

La confusión creada por las acusaciones de Américo Villarreal Anaya, quien aseguraba que la acción judicial caería de un momento a otro, no pudo sostener sus señalamientos porque según declara, “alguien” les dio esa información privilegiada que después no pudo sostener porque no exhibió ningún documento que avalara su denuncia.

Entre la especulación de las supuestas órdenes de aprehensión que se giraron, se dijo que también estaban en una lista, Eduardo Gattás, Carlos Canturosas, Manuel Muñoz Cano, Olga Sosa, Armando Martínez y Héctor Villegas “El Calabazo”, entre otros.

Se acusó al juez de Control en Altamira, Miguel Moreno Castillo, como quien se iba a encargar de las diligencias en contra de los mencionados incluyendo la orden de aprehensión en contra de Américo Villarreal Anaya.

Toda esta confusión se dio en torno a lo escrito por el columnista del Universal, Héctor de Mauleon, que exhibe toda una trama en donde involucra al ahora gobernador electo Américo Villarreal Anaya de haber sido financiada su campaña con dinero del crimen organizado, señalando con documentos de la DEA una investigación en la que involucran directamente al hijo de gobernador elector, Humberto Villarreal Santiago.

La bomba mediática estalló y se virilizó la noticia con tanta fuerza que obligó a Américo Villarreal a salir a defenderse y negar las lapidarias acusaciones de Héctor de Mauleon, que provocó un grave y muy serio daño político al gobernador electo y que, para su mala suerte, aún enfrenta una impugnación ante las autoridades federales electorales, precisamente por haber sido ayudado por la delincuencia organizada a ganar la elección del pasado domingo 5 de junio.

Por este motivo, y ante la exhibida relación con la delincuencia organizada, no se descarta que fue tanto el daño político provocado al relacionarlo con el crimen organizado que tuvieron que recurrir a un “distractor” para desviar la atención que Mauleon creó con su información, y qué mejor que inventar lo de las falsas órdenes de aprehensión.

Para infortunio y desgracia de Américo Villarreal Anaya, el daño ya estaba hecho y nada podrá revertirlo, por eso, ante tanta desesperación por desviar la atención, refleja que hay muchas posibilidades de que el proceso electoral del 5 de junio, que ganó Américo Villarreal Anaya con apoyo de la delincuencia organizada, vaya a ser anulado y se tenga que convocar a unas nuevas elecciones.