APOCALIPSIS POLITICO – Se derrumba imperio del rector de la UAT

APOCALIPSIS POLITICO – Se derrumba imperio del rector de la UAT

Por Salvador Aquino Rodriguez

 

Todo parece indicar que el imperio de corrupción y prepotencia con la que se dirigió el corrupto rector de la UAT Enrique Etienne Pérez del Rio, se está derrumbando, al emitir un juez federal un revés a la pretendida imposición de imponer un director en la facultad de trabajo social.

NO hay que olvidar todas las acciones gansteriles que realizo el porro Etienne Pérez del Rio al desconocer al director de esta facultad y tratar de meter las manos a la ¨brava¨ para imponer director en esta facultad que hoy la justicia federal le dio la razón al director destituido.

La razón, se impone a la cerrazón de un enfermo de poder a quien se le llega su hora, el cáncer llamado Enrique Etienne Pérez del Rio, sabe que sus horas están contadas tras la llegada del nuevo gobierno estatal donde no cabe por sus actos de corrupción y él lo sabe.

El caso de Ramiro Ascencio, el piloto de la aeronave propiedad de la UAT fue el mayor escándalo de corrupción al encontrarle las autoridades del FBI la cantidad de 300 mil dólares, los cuales se presumen sean propiedad del mismo rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Enrique Etienne Pérez del Rio sabe que no puede cruzar a territorio de los estados unidos ya que pudiera ser detenidos a fin de que aclare ante el FBI sus nexos con el dinero asegurado y encontrado en la avioneta de la UAT….sus días están contados y él lo sabe, Enrique Etienne pasara a la historia como el rector mas corrupto.

Para que Usted pueda copiar este material deberá contar con previa autorización de Grupo La Red de Altamira, por lo tanto queda prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos, por lo contrario, se llevaran a cabo las acciones legales correspondientes. Si está interesado en el uso de este contenido por favor póngase en contacto con el area de ventas al +52 833 162 1740. Muchas gracias