agosto 13, 2022

Casos de estrés y ansiedad siguen al alza en la consulta

Javier Claudio / LA RED DE ALTAMIRA  

NUEVO LAREDO.- El problema de salud conocido como el estrés tiene un predominante en la consulta médica, lo que a su vez concluye en la elevación de la venta de medicamentos conocido como ansiolíticos, dijo el doctor José Samuel Vázquez Briseño.

El médico de consulta familiar dijo que este problema se ha hecho muy común durante los últimos años, derivado principalmente de la pandemia, pero que ha incrementado como efectos colaterales.

Son varias la causas que podríamos denominar como principales, entre ellas la tensión nerviosa, los problemas económicos, laborales o escolares, así también la pérdida de un familiar, la separación de la pareja o el divorcio.

“Este problema de salud que ya es predominio en la consulta, no es solamente la de tipo particular sino también en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de acuerdo a una circular difundida recientemente”, comentó.

Indicó que además de recetar algunos ansiolíticos en los casos que así se requiera, también se hacen recomendaciones para conciliar el sueño, como son: determinar un horario para dormir, clima adecuado en la habitación, usar ropa holgada de algodón y cenar algo ligero antes de las ocho de la noche.

Hizo saber que también entre las principales causas del insomnio se encuentran el estrés, los problemas escolares, laborales o económicos, la pérdida de un familiar, la separación de la pareja o el divorcio y todo evento traumático asociado a depresión, la mayoría de los casos se presenta en jóvenes y adultos mayores.

Destacó el galeno que, entre la ansiedad o estrés, los problemas en las relaciones interpersonales y la reducción en la productividad, así como la sensación de cansancio constante y la pérdida de la libido, pueden ser problemas vinculados al insomnio, el cual se calcula que la mitad de la población lo ha padecido en alguna etapa de su vida, dijo.

Mencionó que durante el sueño se lleva a cabo la producción de hormonas que ayudan al descanso y a la recuperación física, y pasa por tres etapas, “la primera es la vigilia -el estado de alerta-, la segunda son los movimientos oculares rápidos -en los que se da el proceso hormonal- y por último el sueño profundo, etapa en que se descansa”, señaló.