Por el olvido y apoyo que les ofrecieron para reubicarlos nunca llego 

Se trata de los comerciantes, localizados a un costado del sistema DIF, entre los bulevares Allende y Cavazos Lerma, lo que se encuentran preocupados por la crisis que enfrentan y que parece se agudiza.

Bernardo Gallardo / LA RED

ALTAMIRA.-Comerciantes reubicados lamentan la falta de apoyos, algunos de ellos han dejado sus espacios para buscar otras oportunidades.

Cuando decidieron reubicarse, las expectativas por mejorar eran altas, sin embargo la realidad es distinta, pocos negocios son los que se instalan, la afluencia de clientes y las ventas son bajas, la principal fuente de ingresos corre el peligro de desaparecer si no implementa una nueva estrategia

Son los comerciantes, localizados a un costado del sistema DIF, entre los bulevares Allende y Cavazos Lerma, lo que se encuentran preocupados por la crisis que enfrentan y que parece se agudiza.

Lourdes Martín del Campo- cuenta con un negocio dedicado a la venta de ropa de segunda-  señaló que de manera paulatina los compañeros se empiezan a retirar y buscar otras alternativas para subsistir.

“Se han ido, ya se han ido, son varios, eran los de las frutas, los que vendían sombrero, los de celulares, de ropa, también varios, ya quedamos pocos aquí, yo creo que algunos veinte somos los que nos mantenemos”,   mencionó Martín del Campo.

Uno de los factores que les está perjudicando, explicó,  es la mínima presencia de clientes, originado por la ubicación,   anteriormente ellos trabajan en  calles del primero y segundo cuadro de la ciudad.

Incluso, se consideró reubicar el paso de algunas rutas del transporte público para que se tuviera una mayor facilidad para llegar a este mercado,  una propuesta oficial que no trascendió.

“Los comerciantes ya no trabajan aquí porqué las ventas se han ido bajando, la gente nos dice que está muy lejos, nos prometieron que iban a mover rutas, que vendrían para acá, pero no hicieron nada”,   señaló.

Una de las opciones que han implementado los vendedores afectados por esta situación, es integrarse   a los mercados rodantes, dejar a un lado el espacio que se les asignó como parte de un proyecto municipal.

“Nosotros estamos aquí aguantando, pues para dónde vamos, es la única fuente de trabajo que tenemos, rentar locales no podemos, por eso la gente se fue de aquí y anda rodanteando”, es el panorama que narra la señora Lourdes Martín del Campo.