Hospital IMSS, almacén de la muerte

Hospital IMSS, almacén de la muerte

GUARDAN LOS CADAVERES DE LAS VICTIMAS DE COVID EN UNA SALA AUDIOVISUAL

Reconocen que ante al alto índice de defunciones a causa de COVID-19 que se registra en la región sur del estado, las funerarias que brindan el servicio de cremación y las salas de inhumación están saturadas y no tienen capacidad de recoger los cuerpos a tiempo, por lo que se apoya a los familiares con su resguardo en tanto se hace la entrega correspondiente.

CARLOS JUÁREZ / LA RED DE ALTAMIRA

MADERO.- El Instituto Mexicano del Seguro Social, autorizó que se utilice una sala audiovisual del Hospital de Ciudad Madero para resguardar los cadáveres de las víctimas de coronavirus.

La Oficina de Representación Tamaulipas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), declaró que ya se autorizó la construcción de un mortuorio para tener mayor capacidad.

Reconocen que ante al alto índice de defunciones a causa de COVID-19 que se registra en la región sur del estado, las funerarias que brindan el servicio de cremación y las salas de inhumación están saturadas y no tienen capacidad de recoger los cuerpos a tiempo, por lo que se apoya a los familiares con su resguardo en tanto se hace la entrega correspondiente.

Señaló que una medida extraordinaria de apoyo a los familiares de pacientes que lamentablemente pierdan la vida, se autorizó la construcción de un nuevo mortuorio en un área contigua al hospital, que servirá para ampliar la capacidad que actualmente se tiene para resguardo de cuerpos.

“Se propuso que la sala audiovisual ubicada en el sótano del HGR No. 6 fuera acondicionada para utilizarla provisionalmente como área de resguardo de cadáveres, dado que reúne las condiciones necesarias para este propósito, ya que la capacidad de almacenamiento del mortuorio del hospital ha sido rebasada”, señala una ficha informativa. Se dio a conocer que en el IMSS se toman acciones precisas para el manejo y entrega de los cuerpos con estricto apego a los protocolos y normatividad vigente, pero sobre todo respetando la dignidad y derechos humanos de quienes lamentablemente pierden la vida, como de sus familiares.