Por Clemente Castro González

Con la novedad que dese el Instituto Nacional Electoral (INE), pretenden frenar la propaganda que hacen dirigentes de partido políticos que luego, al paso del tiempo, resultan ser candidatos a un puesto de elección popular.

Es evidente que la enmienda va con dedicatoria para Andrés Manuel López Obrador de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), aunque también alcanza a guías de otros institutos, caso de Ricardo Anaya Cortés del Partido Acción Nacional (PAN), quien  acapara los mensajes de  su partido, que pasan por radio y televisión, en uso del tiempo oficial al que tienen derecho.

Se supone que los consejeros del INE presentarán un documento en la presente semana en el que se precisará que se prohíbe la inclusión del nombre, voz, imágenes o cualquier otro símbolo relacionado con el dirigente o vocero partidista porque de hacerlo estaría aprovechando los espacios a fin de comunicar, sugerir o marcar posicionamientos o aspiraciones personales que  permitirían un ventaja a futuro  sobre sus adversarios si el que hace la “promoción”  se convierte en candidato presidencial.

Suponemos que en los lineamientos tendrá que considerarse la propaganda que hacen otros actores políticos que, aunque no utilizan el tiempo que tienen sus partidos para emitir mensajes en radio y televisión, si lo hacen apoyados en empresas.

Por ejemplo, ahí esta lo que lleva a cabo el panista Rafael Moreno Valle, el cual anda en campaña utilizando como pretexto la presentación de un libro.

En el plan mediático para remarcar las virtudes del ex gobernador poblano se encuentra la editorial Porrúa, la cual disque publicita la obra cuando en realidad  posiciona al personaje.

A propósito, en el reciente partido de Fútbol soccer entre México y Estados Unidos, clasificatorio para el mundial de Rusia, salieron varios spots en televisión, en horario de muy alto rating.

Y sobre los espectaculares no se diga, ya que están en colocados en puntos estratégicos en localidades del país.

De modo que ya que anda por ahí el INE en su afán de que el piso este parejo para los prospectos a relevar a Enrique Peña Nieto del ejecutivo federal, tendría que ver el entramado que se armó para que Moreno Valle no deje de figurar.

Ciertamente que el organismo electoral no vive su mejor momento, debido a la lentitud con que actúa y la fundada sospecha de su parcialidad a favor el partido en el gobierno.

Lo sucedido en el Estado de México y en Coahuila, en donde se dieron elecciones de Estado, con todo y fraude, es por demás ilustrativo de la conducta de los integrantes del INE, principalmente, los que llevan las voz cantante, al lado del consejero presidente, Lorenzo Córdova Vianelo.

Así de enrarecido se encuentra el ambiente en la antesala del inicio del año electoral para los comicios del 2018.

La perdida de credibilidad del INE hace que, de nueva cuenta, se fortalezca la idea de que se echará andar, a nivel macro, la maquinaria fraudulenta que opero en las entidades en mención, principalmente en el Estado de México.

Y mientras eso sucede Lorenzo y compañía prefieren ver la forma y no el fondo de un grave problema que impide que los electores elijan libremente a sus gobernantes.

Ni más ni menos que la intervención descarada del gobierno y los grupos de interés para imponer sus designios a partir de la inequidad, el terror y el fraude.

En temas terrenales, pero sin salirnos de los enredos y grillas, tenemos que, la semana pasada, un priista de nombre Samuel David Badillo Amador, ganó notoriedad en medios y columnas, debido a que mandó un escrito al presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza, para solicitar la formación de una comisión que investigue la supuesta traición del ex gobernador, Egidio Torre Cantú, para que el tricolor perdiera las elecciones del año pasado en Tamaulipas.

Al respecto refiere que no es posible que, mientras la administración actual despidió a seis mil burócratas por su filiación priista, Carlos Morris Garza, familiar del ex gobernador, siga conservando su cargo de director del Hospital Infantil, en la ciudad capital.

Suena lógico lo que pide Badillo Amador pero vaya usted a saber si prospere en tanto que la cúpula priista para abajo no sabe mirar.

Otra cosa que es pertinente señalar es que Samuel Badillo, alguien que anduvo inmerso en la malograda campaña de Baltazar Hinojosa Ochoa, a la gubernatura, se tardó en reaccionar.

Porque hace varios meses que se inició el proceso de despido de miles de personas que laboraban para dependencias de gobierno y no se sabe que el priista manifestara su inconformidad.

Hasta que se acaba de dar a conocer la convocatoria para el relevo en la dirigencia estatal del PRI sale ésta embestida en contra Torre Cantú.

Significa que le quieren restar fuerza a fin de que no imponga a su prospecto al liderazgo tricolor, según se sabe, Sergio Guajardo Maldonado.

Pero, reiteramos, lo que apunta Samuel es una versión que anda en el ambiente y se ha generalizado.

AL CIERRE

Oficiales y soldados del 77 Batallón de Infantería, al igual que representantes e la policía federal y estatal, convivieron con ciudadanos de Victoria, éste fin de semana, en un evento encabezado por el alcalde, Óscar Almaraz Smer.

Se trata e eventos que se hacen con mayor frecuencia con el propósito de acercar a la institución armada y las corporaciones que realizan tareas de seguridad con las familias capitalinas.

  • Se llevaron a cabo una serie de eventos multitudinarios para celebrar el 169 aniversario de la fundación de Nuevo Laredo, en los cuales estuvo al frente el presidente municipal, Enrique Rivas Cuellar.

Fueron actividades artísticas, deportivas y recreativas, a las que se sumaron miles de habitantes de la localidad fronteriza.