HUMO BLANCO  –  UN GRITO DISTINTO

HUMO BLANCO – UN GRITO DISTINTO

Por Clemente Castro González

En el sexenio anterior y a principios de éste se consideró la posibilidad de suspender el tradicional Grito de Independencia, debido a los eventos de inseguridad que se presentaban en las principales ciudades del estado, incluida la capital,  en donde los grupos de la delincuencia organizada, todavía se disputan espacios.

De tal manera que prevalecía el fundado temor e incertidumbre de parte de los ciudadanos, porque incluso se advertía en redes sociales que, en la concentración popular que se hace para celebrar las Fiestas Patrias, habría eventos de violencia.

Por ello se establecieron cercos de seguridad, se colocaron dispositivos de revisión para poder acceder a la Plaza Juárez, en Victoria.

Ahí, en el lugar del jolgorio, desde temprana hora, el 15 de septiembre, se colocaban los puestos en los que se ofertaba platillos típicos, aunque también se vendían hamburguesas, pizzas y hot dogs.

Infaltable los grupos musicales de la localidad y ni que decir del Conjunto Típico Tamaulipeco, con su bailes y cantos representativo de las regiones del estado, mismos que se presentaban en un templete colocado a propósito para eso, a un lado de la escalinata  principal  de Palacio de Gobierno.

Aquello era la muy esperada “Verbena Popular”, en la que los asistentes llenaban la plaza, degustaban del programa artístico y cultural, daban el “roll” y consumían alimentos. 

Nadie quería perderse la actuación de un grupo musical foráneo, de esos que traen fama y se contratan en calidad del evento cumbre, desde el punto de vista del espectáculo.

Desde luego que las familias eran atraídas también por los fuegos pirotécnicos, confeccionados por manos de artistas. Y ni que decir del interés por escuchar la alusión a los héroes, que nos dieron patria y libertad.

No había condición climática o expresiones de violencia que propiciaran la cancelación del acto cívico, histórico, popular y cultural. Éste se realizaba en medio del agua, frio y hasta rumores de posibles atentados.

El caso es que, primera vez en cualquier cantidad de años, se suspendió la asistencia de las familias a escuchar el Grito, en vivo y a todo color.

Y es que lo que no lograron las condiciones climáticas y la actividad delictiva con su ingrediente de miedo y temor, si lo hizo la pandemia del coronavirus que se padece.

El maleante invasivo de cuerpos que puede propiciar la muerte y replicar contagios en un abrir y cerrar de ojos, propicio la sana distancia y el que, por tanto, se impidan las aglomeraciones públicas.

Como ya dijimos, éste día 15 si se dio El Grito en Tamaulipas pero con medidas restrictivas y con la participación de comitivas selectas.

En cuanto a Victoria, le tocó al gobernador, FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA estar al frente en el festejo,  junto a los integrantes de la poderes legislativo y judicial, al igual que la representación de las fuerzas armadas.

Con relación a  los municipios, se tuvo conocimiento de que algunos alcaldes acudirían a los cuarteles para estar presentes en la patriótica ceremonia.

Cabe señalar que, al menos en el estado, no habrá el desfile alusivo a la lucha independentista.

Queda en las acciones y el apunte que las Fiestas Patrias no se olvidan pero en ésta ocasión el Covid-19 llevó a realizar actos más bien distintos.