diciembre 7, 2022

Muerte de Lidia no es accidente fue feminicidio: Lydia Barrientos

YA QUE EL CONDUCTOR DEL TAXI EN QUE VIAJABA ACELERÓ ALEJÁNDOSE DE LA ESTACIÓN DEL METRO EN DONDE IBA A DESCENDER

Demandó a las autoridades de la Ciudad de México efectuar los trabajos de búsqueda necesarios a fin de castigar al responsable de la muerte de su hija quien se dirigía a encontrarse con Alexis Garduño, su novio, en el centro de la ciudad.

Armando Castillo Gutiérrez / LA RED DE ALTAMIRA

TAMAULIPAS.- Lydia Barrientos Méndez exigió que la muerte de su hija Lidia Gabriela se califique como feminicidio ya que el conductor del taxi en que viajaba aceleró alejándose de la estación del metro en donde iba a descender. Al parecer el hecho ocurrió debido a que el taxista pretendía cobrarle de más.

Demandó a las autoridades de la Ciudad de México efectuar los trabajos de búsqueda necesarios a fin de castigar al responsable de la muerte de su hija quien se dirigía a encontrarse con Alexis Garduño, su novio, en el centro de la ciudad.

Insistió en que su hija iba con medio cuerpo de fuera del taxi, pues temía ser secuestrada y pedía auxilio. Un motociclista se aproximó para ayudarla, pero ella no se percató y se arrojó del vehículo ante el temor de ser secuestrada por el chofer.

La mañana del pasado viernes, en el cementerio de “Tancol” en Tampico y luego ser llevado su cuerpo a la casa en donde siempre vivió Lidia Gabriela, fue sepultada por su madre.

Compañeros de la facultad de la Universidad Autónoma de Tamaulipas llevaron globos blancos y un mariachi para despedirla.

“Pido se haga justicia, como madre pido que se esclarezca el caso, si ese hombre aparece, yo ya no voy a recuperar a mi hija, pero vamos a evitar que llegue la desgracia a otras familias”, dijo la madre de Gaby, secándose las lágrimas.

Reiteró que el conductor es el responsable de la muerte de su hija pues si ella pedía socorro es que este algo malo pretendía hacerle, comentó.

Diego Gómez, hermano de “Gaby”, mencionó en redes sociales que ella murió al lanzarse fuera del taxi en movimiento, pues el conductor la pretendía atacar. El chofer no quiso bajarla, pese a que la joven pedía auxilio por la ventana del vehículo, insistió.