septiembre 29, 2022

Opinión Económica – SUR DE TAMAULIPAS ANTE NUEVO CONFLICTO ELÉCTRICO

Por Dr. Jorge A. Lera Mejía

La central generadora de electricidad “Enertek de Altamira”, fue la primera instalación de la compañía española Iberdrola México, adquirida desde el año 1998 en el sur del estado de Tamaulipas, estado donde la compañía cuenta con cuatro plantas.

Con una capacidad de 144 MW, Enertek está compuesta por una turbina de gas marca SIEMENS y una turbina de vapor marca ALSTON. Ciclo combinado Enertek de Iberdrola inició operaciones en marzo de 1998; esta planta pertenecía a ALPEK, pero fue adquirida por Iberdrola.

No obstante la importancia de la Planta Enertek para la generación eléctrica en la zona conurbada sur de Tamaulipas, el pasado jueves 1 de septiembre, el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) dio la orden para desconectar de la red eléctrica a la central de cogeneración Enertek de Iberdrola en Altamira, esto tras el vencimiento de su contrato de interconexión legado, que fue firmado bajo la Ley del Servicio Público. No obstante que, Iberdrola había tramitado y obtenido una medida cautelar (amparo federal) para que no se desconectará su central Enertek.

La acción de CENACE se llevó acabo aun cuando Iberdrola había conseguido una medida cautelar para que no se desconectará su central, pues la empresa española solicitó desde el año pasado a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) la modificación de permiso de generación y entrar al Mercado Eléctrico Mayorista y así tener un contrato ya bajo la nueva Ley de la Industria Eléctrica, pero esto le fue negado.

No es la primera vez que el CENACE desacata una resolución judicial, pues también desconectó a centrales de Iberdrola en Monterrey “Dulces Nombres”, pese a que la compañía tiene una suspensión definitiva a su favor.

La CENACE le retiró a Iberdrola el permiso de generación de electricidad para las plantas industriales de Altamira y del Puerto Industrial, en paralelo, para seguir surtiendo del elemental servicio de electricidad, se compromete que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) satisfaga la oferta industrial.

Medios locales reportan que la AISTAC, han señalado que ya han tenido que contratar el servicio con la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Cabe destacar que la administración del gobierno federal, la Secretaría de Energía y de la CFE,  se han pronunciado constantemente contra los contratos legados y de autoabastecimiento, pues según las autoridades se ha conformado un mercado negro que ha dejado millonarias pérdidas a la Empresa Productiva eléctrica del Estado.

De hecho, la misma CFE ha asegurado que su intención es recuperar a esos grandes clientes que tiene empresas privadas como Iberdrola.

Todos saben que la vieja planta termoeléctrica de la CFE en Altamira, está caduca y no tendrá ni la capacidad suficiente, ni la calidad del servicio eléctrico para abastecimiento seguro del sur conurbado.

Es un tema que seguramente trascenderá y logrará empeorar las expectativas de inversiones entre los empresarios agremiados a la AISTAC.

Hoy, además de los industriales, el resto de empresarios pymes de la región y los medios de información se están preguntado sobre el futuro del sector eléctrico en Tamaulipas, donde se tienen fuertes compromisos de inversión y desarrollo de centrales eléctricas de energías renovables a base de viento (eólicas) y fotovoltáicas (solares).

Las plantas industriales del sur de Tamaulipas en general, y del puerto y corredor industrial de Altamira, que particularmente están preocupadas por el cierre de permisos de abastecimiento de Enertek, y que de acuerdo con el permiso de la CRE abastecen, son las siguientes:

Petrocel, Indelpro, Tereftalatos Mexicanos, Fibras Químicas, Nylon de México, Univex y Nemak, sin dejar de lado las mipymes y el puerto industrial de Altamira.