PUNTO POR PUNTO – Desconfianza en la  justicia

PUNTO POR PUNTO – Desconfianza en la  justicia

Raúl Hernández Moreno

De poco servirá el Sistema Nacional Anti-corrupción y el nuevo sistema penal acusatorio, si no existe voluntad política y legal  para  aplicarlo.

El nuevo sistema acepta como pruebas fotografías y videos, lo que antes no  era prueba legal. Eso es un avance, pero lo importante es que todo esto pueda operar en la práctica.

Se debe combatir la impunidad, no solo en el texto de la ley, también en la práctica.

Todo mundo recuerda, y celebra, la famosa frase de Benito Juárez: para los amigos, justica y  gracia; para los enemigos, justicia a secas.

Pues no,  Don Benito estaba equivocado, la  justicia debe ser pareja para todos.

Los que conocen como fue el proceso a Sócrates, recuerdan que hubo un grupo de amigos  dispuestos a hacer lo necesario para   liberarlo de la cárcel y sin embargo, el pensador se opuso, pues argumento que era respetuoso de la ley y si la ley creía que él estaba actuando mal y tenía que castigarlo, pues adelante.

Por esta razón  Platón fue enemigo de la democracia, pues fue la  democracia griega la que condenó y obligó a suicidarse al gran Sócrates.

En el pasado reciente,  hemos  visto a gobiernos que  están  convencidos de que los  males nacionales se pueden castigar por decreto, pero la práctica demuestra que eso no es cierto.

Hoy que la violencia  hizo crisis, se estima  que más del 90 por ciento de los  delitos que se cometen en el país no son denunciados. No se denuncian por el miedo de que tienen las víctimas de los que delincuentes cobren  venganza, pero tampoco se denuncian, porque los ciudadanos están convencidos de que el aparato de justicia está podrido, que  no  hará nada la policía para esclarecer un delito, o el Ministerio  Público integrará mal la averiguación,  o el juez liberará a los detenidos a cambio de favores, o el magistrado se encargará de  limpiar los expedientes. La podredumbre total. Por eso nuestras cárceles están  llenas de gente inocente o mal  defendida, por falta de  recursos económicos.

La  impunidad se pasea impunemente entre los cuerpos policiacos, en las agencias del ministerio público, en los  juzgados. Se  pasea libremente, en espera de que se le contrate y sabe que  siempre  hay alguien dispuesto a  pagar lo que sea para liberarse de la acción de la justicia.

Es a la impunidad a la que se  debe  combatir, pero más que con leyes con acciones concretas, que  inhiban a otros de incurrir en delitos. Mientras los delitos no se castiguen, mientras a los delincuentes se les deje libre  luego de unos pocos días o meses de prisión, el ciudadano de pie no  tendrá confianza en el aparato de justicia.

Somos tan  distintos al vecino país, donde el ciudadano no quiere  arrojar a la calle una envoltura de  goma de mascar, porque se imagina que de manera espontánea va a llegar un policía y le va a aplicar una multa de 300 dólares por su acto de suciedad. Ojala que algún día tengamos confianza en la justicia mexicana, como la tienen los estadounidenses con su justicia.

 

Para que Usted pueda copiar este material deberá contar con previa autorización de Grupo La Red de Altamira, por lo tanto queda prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos, por lo contrario, se llevaran a cabo las acciones legales correspondientes. Si está interesado en el uso de este contenido por favor póngase en contacto con el area de ventas al +52 833 162 1740. Muchas gracias