Punto por punto – Un informe innecesario

Por Raúl Hernández Moreno

El gobernador Américo Villarreal Anaya presentará ante el Congreso del Estado, mañana miércoles, por mandato de ley, su Primer Informe de Gobierno.

Lo hace cuando apenas han transcurrido cinco meses y medio de su primer año de gobierno, tiempo muy corto ya sea para echar las campanas al vuelo, como hacen los morenistas, o para descalificarlo, como hacen los panistas.

Morena y el propio gobernador tuvieron cinco meses para modificar la ley y cambiar la  fecha del informe para el mes de septiembre, pero no lo hicieron, por falta de visión o porque Américo quiere vivir un momento de gloria.

Quizá por eso hay instalados espectaculares en las principales ciudades del estado para promover un informe que solo atrapa la atención de la clase político y un sector de la prensa.

Poco hay que informar, a cinco meses y medio de inicio del sexenio. Aún cuando la ley lo obliga a presentar el informe, Américo pudo optar por entregarlo por escrito ante el Congreso, sin necesidad de publicidad en las calles ni una reunión masiva. No lo hizo así, optó por arrojarse confeti.

En fin.

En medio de todo está, la nomenclatura del PAN,  ofreció  éste día una  conferencia de prensa en la que el diputado federal Gerardo Peña se aventó la puntada de decir que en el anterior sexenio se mejoró tanto la seguridad pública que esto generó inversiones,  con lo que  aumentó el empleo y generó bienestar social entre los tamaulipecos.

Si eso fuera cierto, el PAN no habría perdido las elecciones del 2022, del 2022, del 2023 y no perdería las del 2024.

Una cosa es lo que diga el PAN y otra la percepción ciudadana.

Tamaulipas  fue un narco estado con el PAN. Así nos ven desde el interior del país y quitarnos esa mala imagen no será fácil.  Limpiar el Estado no es obra de un día ni de seis meses.

En el interior del país nos siguen conociendo como Mataulipas. Suena duro. Lo es.

En otro tema, el cabildo aprobó hacer un exhorto a la Fiscalía Anticorrupción,  a la Fiscalía General de Tamaulipas y al Poder Judicial del Estado para que actúen conforme a derecho en la denuncia judicial interpuesta contra el ex alcalde Enrique Rivas y los ex síndicos Dorina Lozano Santiago Sáenz, a quienes el  gobierno municipal acusa de haber comprado a sobre precio un terreno donde se pretendía construir el World Trade Center.

El 21 de marzo un  juez de control decidirá si los funcionarios son sujetos a  juicio.

La alcaldesa  Carmen Lilia Canturosas pidió a las autoridades judiciales actuar con transparencia de y de cara a la ciudadanía, observando el  debido proceso.

El ayuntamiento está cumpliendo con su responsabilidad de denunciar a las anteriores autoridades,  el asunto ahora está en manos de las autoridades judiciales.

El gobierno estatal ya presentó 27 denuncias contra ex funcionarios estatales, va a presentar otras cinco en los  siguientes días y analiza 167 expedientes que podrían derivar en más  denuncias que tendrán que resolver las autoridades judiciales.

Hay que pasar de las palabras a los  hechos. De nada sirve acusar a los ex de bandidos, si no se les  llama a cuentas. Pretender que todo quede en un castigo moral, es una vacilada.

Mientras la  justicia no alcance a Francisco García Cabeza de Vaca este se seguirá pitorreando de Américo. Con AMLO no lo hace, porque su atrevimiento no llega a tanto.