noviembre 29, 2022

Recuperan cuerpo de joven en laguna Nuevo Madero

TRAS MÁS DE 20 HORAS DE BÚSQUEDA, EL CUERPO FLOTÓ

Autoridades confirmaron que el joven falleció por ahogamiento y por fortuna no presenta ninguna herida de cocodrilo, pues se temía que hubiera sido atacado y enterrado en el fango como acostumbran estos reptiles con su presa.

MANUEL GONZÁLEZ / LA RED DE ALTAMIRA

ALTAMIRA.- La tarde del domingo, José Ángel “N”, de 17 años de edad, quien se encontraba pescando junto a otros dos jóvenes, quedo atorado en el fango de la Laguna de Nuevo Madero, cuando se aventó al agua para desatorar el remo con el que empujaba la lancha, de inmediato se pidió el apoyo de cuerpos de emergencia, sin embargo pese a los esfuerzos no fue posible localizarlo.

La mañana de este lunes, Jesús Rodríguez de 29 años concedió una entrevista a los medios y narró como intento ayudar a su amigo, salto al agua y lo jalo a la superficie pero la corriente era muy fuerte; Fernanda “N” de 16 años, quien estaba a bordo de la lancha no pudo remar sola y el agua los alejo, por lo que en ese momento su amigo se soltó y volvió a buscarlo pero ya no estaba en el fondo.

Tras alertarse a los servicios de emergencias, arribaron elementos del Cuerpo de Bomberos municipales, Protección Civil municipal y regional, Radio Club DX, así como voluntarios, adentrándose en lanchas de las corporaciones de auxilio y pescadores que prestaron sus lanchas para tratar de rescatar al joven lo más pronto posible, sin embargo las horas pasaban y por la oscuridad de la noche se dificulto la búsqueda, perdiéndose las esperanzas de encontrarlo con vida.

A las tres de la tarde de este lunes, un pescador lo vio flotar en la parte norte y fue ahí cuando se alertó a los rescatistas, quienes llevaron el cuerpo a la orilla en espera del arribo de elementos de la Fiscalía de Tamaulipas para dar fe de los hechos.

El hallazgo fue confirmado por José Torres, Comandante de Bomberos y Humberto Alcalá de Protección Civil Municipal, quienes señalaron que el joven estudiante del CETis 78, falleció por ahogamiento y por fortuna no presenta ninguna herida de cocodrilo, pues se temía que hubiera sido atacado y enterrado en el fango como acostumbran estos reptiles con su presa.