Regularización de “chocolates” no afectó importación de autos

Javier Claudio / LA RED DE ALTAMIRA

NUEVO LAREDO.- Ningún efecto se registra en la comercialización de autos usados americanos por temporada de fin de año, pese al programa de regularización de vehículos chocolate y la elevación de precios que se registra en estas unidades desde la pandemia.

Este oficio de venta de carros usados, identificado como una actividad de subempleo por un buen número de personas a fin de aliviar su economía, no tiene variante pese a los incrementos que se aplicaron desde el 2020 en las subastas.     

“Está visto que es un buen momento para comprar en subastas y para importaciones definitivas, esto ante el momento de crisis en este rubro del comercio internacional no obstante la elevación de los precios, así también pese al programa de la regularización”, dijo Emilio Esquivel Núñez, importador de vehículos.

Detalló que este fenómeno de encarecimiento de los vehículos, se registró hace dos años luego de los apoyos económicos en Estados Unidos debido a la pandemia y que permitía este tipo de compras     

El socio de la Asociación de Yonqueros de Nuevo Laredo, rechazó que el programa del Gobierno Federal para la regularización de autos chocolates sea un freno para la compra de vehículos usados americanos.   

“Se tiene la idea de que luego de un tiempo de haberlo adquirido e importado de Estados Unidos, pudiera entrar en un nuevo programa del Gobierno Federal que permita la regularización a bajo costo”, comentó.

Señaló que vehículos que anteriormente se podían obtener en subasta en 700 dólares, hoy aparecen en el arranque de la “puja” hasta en mil 200 dólares, lo que no obstante son adquiridos al haberse acostumbrado al alza aplicada hace dos años.

La adquisición de vehículos en subasta, durante los últimos años se ha convertido en una buena opción de ingreso económico por sus bajos precios en subasta, aunque se enfrente una importación cara, dijo por su parte Noé de la Cruz, importador de vehículos.

“Con este encarecimiento de autos de subasta, se aliente la importación vehicular, retenida por algunos como opción comercializadora para alivio de la economía de muchas familias”, comentó.