RESEÑA POLÍTICA  –  El diputado y los caballos

RESEÑA POLÍTICA – El diputado y los caballos

Por Juan R. de la Sota

Mientras en Tamaulipas se  enfrentan graves problemas de inseguridad pública, migración y pobreza  y que para combatirlos se niega el Gobierno Federal a apoyar al Estado, el diputado local Joaquín Hernández Correa “La Quinita”,  anda muy ocupado en acciones legislativas para proteger a los caballos, cuando debería priorizar y enfocar su trabajo a gestionar  medidas que garanticen la protección, la justicia, educación, empleo y mejores salarios a favor de la población.

Ante tal propuesta, el hijo del ex líder del sindicato petrolero Joaquín Hernández Galicia (La Quina), ha sido objeto  de burlas y críticas por parte de políticos, trabajadores del Congreso, colonos, empresarios y de mucha gente, incluso hasta sus compañeros legisladores.

Porque no ven el momento propicio para plantear la mencionada acción legislativa, al considerar que existen otros temas de mayor relevancia que atender como combatir la criminalidad y brindar más y mejor seguridad a los tamaulipecos.

El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, hace el esfuerzo todos los días y por todos los medios posibles para solicitar al Gobierno Federal, le entregue a Tamaulipas, los recursos económicos que le pertenecen  y el diputado apodado “La Quinita”, anda muy ocupado, extraviado y distraído legislando a favor de los caballos.

Aunque estos animalitos merecen se les distinga, por ser uno de los tradicionales medios de transporte, pero no son los tiempos para abordar este tema, porque la prioridad es conseguir el dinero que le corresponde al Estado.

Gestionar la generación de empleos, más elementos de seguridad, más apoyo para la educación y ayudas para los pobres y luego ya se legisle en apapachar a los equinos. Dicho diputado no tiene criterio, debe entender que primero se deben resolver las necesidades de la gente.

El legislador Hernández Correa, es de pésimo carácter, soberbio, altanero y en ocasiones hasta prepotente, características que le impiden a quienes representa acercársele para exigirle cumpla con su obligación y responsabilidad, al menos de escuchar sus demandas, por temor a resultar regañados y hasta posiblemente cacheteados por el representante popular o su guarura.

“La Quinita” es un diputado que se calienta, es decir se enoja al instante y esto generó  que recientemente lanzara palabras obscenas  a los reporteros que cubren el Congreso del Estado.

El legislador Joaquín Hernández, se irritó, exaltó y se  molesto mucho, cuando los periodistas le preguntaron sobre  el contenido de su iniciativa para fijar en Tamaulipas “El día del Caballo” y contestó: “Es una situación que se trilló mucho, que causa molestia, que causa enojo. Lo hice de la mejor manera, pero no es justo que se dé otro punto de vista. Es de sabio reconocerlo”.

Luego de responder brevemente,  el diputado Hernández Correa, caminó sin despedirse y cuando lo hacía, expresó molesto “con una chingada”.

Cabe mencionar que en el periodo anterior de sesiones, “La Quinita”, propuso una iniciativa para fijar en el calendario cívico de Tamaulipas el “Día del Caballo” y así poder conmemorar cada año a los equinos en la entidad con una gran feria y eventos.

La propuesta legislativa  sorprendió a la mayoría de los legisladores,  ya que en ese momento  se presentaban iniciativas en materia de seguridad y combate a la corrupción. La clase política y el Partido Acción Nacional  tomaron a broma la propuesta de Hernández Correa.

Muchos ciudadanos han muerto por la inseguridad y hasta de hambre, otros no tienen acceso a la educación y a la alimentación y el diputado Correa con su pobre propuesta para establecer la obligación de hacer fiesta para conmemorar cada año a los caballos. Así o más fuera de lugar el diputadillo y chapulín de la política.

En el Congreso del Estado existe bastante rezago en iniciativas de ley y que ya tuvieron el tiempo suficiente para darle trámite, en verificar en campo que el presupuesto se haya gastado en obras de beneficio social, en gestionar la solución de las demandas de la gente. Lo que plantea son asuntos de no mucha importancia, porque no resuelven los graves problemas que enfrenta Tamaulipas.

Los municipios del sur del Estado, tienen en la “La Quinita”, un legislador ocurrente, flojo y por consecuencia improductivo, altanero, grosero, prepotente, insensible, inhumano, irresponsable y un individuo de mal carácter que como servir público está reprobado y que no debería representar al pueblo en ninguna institución gubernamental, ya que no le es útil a la gente y es bastante problemático.

Cambiando de tema, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, confirmó su visita a Tamaulipas, esto en la rueda de prensa que todas las mañanas ofrece  a medios nacionales en la ciudad de México.

Visitará el próximo domingo varios municipios de Tamaulipas, entre ellos Soto La Martina, para  constatar los daños provocados por las recientes lluvias. El mandatario nacional, además estaría en los municipios de Tula, Hidalgo y San Carlos. El Gobierno estatal estaría afinando la agenda para confirmarla en las próximas horas.

En otro asunto, los responsables de las delegaciones federales hacen como que trabajan. Ya es tiempo que estas instituciones del Gobierno Federal se pangan a chambear para que atiendan asuntos de su competencia, pues a la fecha se mantienen paralizadas, por la ausencia de su coordinador y representante del Gobierno Federal en Tamaulipas, José Ramón Gómez Leal, (JR), quien sigue sin desquitar su elevado sueldo.

Delegaciones como la SCT, SAGARPA, Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Desarrollo Social, SEDATU, CONAGUA, entre otras, permanecen improductivas y con verdadero desorden, además con gran cantidad de conflictos económicos y laborales, por la falta de presupuesto y los miles de despidos injustificados de trabajadores con muchos años de servicio.

El dato: Tras renunciar a la Mesa Directiva de San Lázaro, al diputado Porfirio Muñoz Ledo, se le escucho decir: “Chinguen a su madre, que manera de legislar” a sus ahora ex compañeros de Cámara.