julio 5, 2022

Se secan las presas de Tamaulipas

El nivel de almacenamiento de agua en las presas de Tamaulipas, sigue reflejando un descenso en el volumen de captación

Previo al inicio de la temporada de verano, la capacidad de reserva de agua en el estado es crítica, por ejemplo, en la Cuenca de San Fernando, la “Cerro Prieto” registra un 2.2 por ciento; “La Boca”, de la Cuenca del Río San Juan un 8.7 por ciento, mientras que la “Pedro José Méndez” un 17.80 por ciento.


Armando Castillo Gutiérrez / LA RED DE TAMAULIPAS
TAMAULIPAS.- El nivel de almacenamiento de agua en las presas de Tamaulipas, sigue reflejando un descenso en el volumen de captación, señaló Salvador Treviño Garza, director de la Comisión Estatal del Agua en la entidad.
Previo al inicio de la temporada de verano, la capacidad de reserva de agua en el estado es crítica, por ejemplo, en la Cuenca de San Fernando, la “Cerro Prieto” registra un 2.2 por ciento; “La Boca”, de la Cuenca del Río San Juan un 8.7 por ciento, mientras que la “Pedro José Méndez” un 17.80 por ciento.
En el caso de la presa “Vicente Guerrero” registra un nivel de almacenamiento de apenas un 21 por ciento, mientras la “Marte R. Gómez” en el municipio de Camargo, la única en Tamaulipas que cuenta con una capacidad de abasto de agua por arriba del resto de las de la entidad con un 47.65 por ciento.
Asimismo, las Presas de la región fronteriza han visto mermada su capacidad de almacenamiento al descender aún más sus niveles, por ejemplo, la presa “Las Blancas” en el municipio de Mier, al día de hoy registra un 26 por ciento.
Hacia la región sur del estado, la situación de almacenamiento del agua es más crítica. La presa “Vicente Guerrero”, en el municipio de Padilla, se encuentra en un 21 por ciento de capacidad, mientras que la “Pedro J. Méndez” en el municipio de Hidalgo apenas alcanza un 17 por ciento.
Lo anterior en base al monitoreo de niveles de las presas en Tamaulipas hecho por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la CEAT.
El panorama es preocupante y con fundado argumento, pues ha iniciado la temporada de estiaje y se anticipa que será cálido y seco el clima en las siguientes semanas.
Por lo que se han adoptado medidas emergentes para trasvasar agua y con ello tener la capacidad de atender las necesidades de consumo para el verano.
Reynosa se encuentra en el foco rojo de alerta, pues hay un excesivo derroche de agua, fugas y contingencias que han provocado un serio desbalance en la capacidad de suministro del agua hacia las colonias de la ciudad.