Suicidio es consecuencia de mal manejo de impulsos y emociones

Suicidio es consecuencia de mal manejo de impulsos y emociones

LUPITA TORRES / LA RED DE ALTAMIRA

TAMPICO.- El suicido entre la población joven va en aumento y tiene que ver con la falta de control de los impulsos y el manejo de las emociones, los cuales se van generando desde la infancia, por lo que se tiene que poner especial atención en el comportamiento del pequeño y los límites que se establecen dentro del seno familiar para prevenir este tipo de actitudes.

El Dr. Alejandro Cruz Rosas, director del Hospital Psiquiátrico de Tampico, dio a conocer lo anterior al opinar sobre este tema, luego de que trascendiera que un hombre se quitó la vida el pasado 20 de octubre en la colonia Morelos en Tampico y la semana pasada otro más joven también tomó esa decisión en el municipio de Altamira, sin embargo, este tipo de comportamientos van teniendo eco cada vez con más frecuencia entre los menores de 30 años, sin que la clase social o el género hagan diferencia.

“Desgraciadamente el suicidio se está incrementando demasiado pues son muchos los factores que están involucrados, pero uno de ellos la falta de control de impulsos de las personas por el manejo de emociones tan limitado que se tiene y eso hace que las personas con mayor facilidad puedan atentar contra su vida”.

Lamentó que sobre todo personas jóvenes están escapando de su realidad de esta forma, incluso hace dos o tres semanas también dos jóvenes de la Ciudad de México, dos menores de edad se suicidaron bajo una situación muy similar por no saber manejar la frustración que genera muchas veces, no complacerlos en algo realmente mínimo, como sucedió también con una joven que atentó contra su vida al tomar pastillas porque su mamá no le compró un vestido, por fortuna fue atendida a tiempo y sobrevivió.

“La familia le establece un límite y el joven va y se encierra y se ahorca en el closet con una corbata, eso habla de la persona que tiene un control de impulsos muy limitado y eso tiene que ver muchas veces porque la misma familia no le enseña a manejar o posponer alguna necesidad que tenga el joven”.

Fue claro al señalar que cuando se tiende mucho a hacer berrinche o a ser muy impositivo desde pequeño, donde los padres le dan la solución inmediata ante la exigencia o necesidad que tiene para evitar un problema, al complacerlos así piensan que le están dando solución al conflicto cuando lo que en realidad lo que hacen es facilitar más el problema de la impulsividad desde esa edad.

En base a lo anterior, dijo, es que se debe empezar a trabajar nuevamente con la familia para que empiecen a establecer límites y que aprendan a tener el control sobre ellos y saber posponer, de saber que las cosas no se van a dar en el momento y que si quiere algún objeto o permiso deben trabajar para obtenerlo con el esfuerzo y el trabajo diario, la disciplina es fundamental.

También destacó que desde la niñez se debe empezar a trabajar, desde que el niño es pequeño se le debe enseñar a ser tolerante, paciente y a que sepa que no porque quiera algo se le va a dar, la familia debe empezar a establecerlo.

Finalmente indicó que son muy comunes los niños con déficit de atención, hiperactividad que tienden a ser muy impositivos a los que deben poner atención con terapia familiar para que todos se involucren en la solución de lo que puede degenerar en una tragedia como el suicidio.