Por Guadalupe E. González

TRAS LA ELECCIÓN para la dirigencia nacional del PRI, en la que resultó triunfador el chiapaneco Alejandro Moreno Cárdenas, al obtener el 89 % de los sufragios, ahora éste nuevo dirigente tricolor en México, si quiere que su partido “retome el rumbo” y pueda “salir del hoyanco político” en el que, lamentablemente se encuentra, en toda la geografía nacional, por convicción creo y considero que lo sensato, cauto y metódico en el escenario priista, es que, “los militantes tricolores de hueso colorado” tienen que ir pensando que, “el PRI, tiene que apostarle al PRI y no a MORENA”, como sucedió en la pasada elección, donde muchos de los integrantes del Revolucionario Institucional, hicieron un papel denigrante, al andar pidiendo “de limosa” una oportunidad, para contender bajo las siglas de MORENA.

ESTA PENOSA conducta del ex invencible, “estuvo a la vista de todo mundo”, pues aquí en Tamaulipas, hubo casos muy marcados de priistas que, “pese a haber ofrecido algunos millones de pesos” por una candidatura a Diputado Local, los directivos del nacional de Morena, “los mandaron a freír espárragos”, porque evidentemente “los dejaron fuera de la jugada electoral”, pese a las promesas que, les hicieran el Senador RICARDO MONREAL ÁVILA y su “perro pantorrillero Alejandro Rojas Díaz Durán.

Y COMO a los traidores priistas, “no les regresaron la lana invertida”, (al parecer 5 millones de pesos por candidatura), se les dijo que “para la siguiente ronda electoral  “tendrán espacios asegurados, para alcaldes o Diputados Federales” pero eso, desde un punto de vista con equilibrio político, repito, no es más que, “una burla más de los Morenos hacia los tricolores”. Motivo por el que, esos malos políticos que, “se brincaron la barda, para irse a Morena”, al estar debidamente identificados, la nueva dirigencia nacional tricolor, los llamará para que se reintegren a su partido o de plano, se obre por su expulsión, al menos eso es lo que se viene vaticinando de manera incisiva, entre la misma grey del otrora poderoso, ex invencible.

AHORA BIEN si vemos el escenario interno del PRI en los estados y municipios, no puede negarse que, el Tricolor en sus filas, “aún tiene actores con buenos perfiles y de buen peso político”. Pero por salud, tienen obligadamente, que pensar en “sacudirse a los cartuchos quemados”. Porque estos, son precisamente, los que le hicieron enorme daño al PRI y lo llevaron al precipicio político, razón por la que, la nueva dirigencia nacional del Revolucionario Institucional; ahora con Alejandro Moreno Cárdenas “ALITO”, si quieren peregrinar con solidez política, “no deberán tentarse el corazón”, para “cantarle las golondrinas a los traidores”. Porque debe recordarse que, “el que traiciona una vez, traiciona dos veces”. ¿O no?

ADEMÁS, hay priistas convencidos que, “Morena fue un genuino fenómeno político con AMLO”, de eso no hay la menor duda, pero “solos, no han tenido el mismo éxito electoral”, porque “no las ha tenido todas de su lado”. Por ejemplo en el 2018, cuando ganó Andrés Manuel López Obrador la Presidencia de la República, aquí en Tamaulipas ganaron los 8 Diputados que contendieron por el slogan de “Juntos Haremos Historia”, por cierto “una historia denigrante” porque ninguno de los ineficientes e ineptos legisladores, han podido cumplirle a cabalidad a sus representados y “los hechos están a la vista de todo mundo”, detalle por el que, “Morena, está siendo una clara decepción” y por ello, a este Partido, ya se le considera algo así como “debut y despedida”.

POR ESTA RAZÓN, el chiapaneco “ALITO”, ahora por ser el jerarca nacional del PRI, “tiene que poner las cosas en una balanza”, si es que realmente, desea que su partido, “el tricolor vuelva a florecer”, pues ahorita “el PRI, está muy apagado”, porque los principales antagonistas tricolores”, integrantes de los malos gobiernos neoliberales del pasado, dejaron imborrables historias, que dejaron al PRI “en la bancarrota política”, cuyo tema, es “al platillo diario” que se toca en las filas del Revolucionario Institucional.

PERO LO MALO es que, muchos de los oportunistas y mercenarios priistas, tras la elección y triunfo de Alito, “ya andan husmeando”, para ver como manejará al partido el nuevo líder Alejandro Moreno Cárdenas, para “volver a subirse al endeble tren de la revolución”. Y por esta causa, tengan la certeza que, pronto “estaremos viendo a  los traidores del PRI, regresar a su partido”, porque obviamente, “en Morena, les fue muy mal” Porque aducen que, la gente de AMLO y del Senador Ricardo Monreal, “los trataron como cualquier hijo de vecino”.

AQUÍ LO QUE a mi juicio vale y cuenta es que, en el CEN del PRI, se tienen que tomar decisiones “sin compadrazgos, amiguismos, ni cuatachismos”, porque eso sería más de lo mismo y si el alto mando del tricolor en México, Alejandro Moreno Cárdenas, desea que haya un real cambio al interior del priismo nacional, “se tiene que cortar de tajo” a todo lo que le haga daño “a este alicaído partido”, partido que del primero pasó a ocupar el tercer lugar, electoralmente hablando. Y para concluir, les diré que en el Revolucionario Institucional, no hay más que dos sopas: la primera es que, “los priistas se unan”, pero que se unan de verdad. Y la segunda que, “le apuesten al PRI y no a MORENA”, esto va para los traidores que, repito “se brincaron la barda” con suma facilidad, “para cobijarse en Morena”. Pero para recuperarse, les diré que, “el escenario político para los del PRI, no está del todo fácil”. Y sino “pal baile vamos”.

Por hoy es todo y hasta mañana.