agosto 15, 2022

Y PUNTO – Dentro de un año 

* PRI, partido Alternativo

* Trabajo en lugar de garrote

* Marco A. Bernal: senador

En política se cumplen los tiempos.

Estamos a  un año de la elección presidencial, 2018.

En otras palabras inició la cuenta regresiva.

El domingo 1 de julio de 2018, los mexicanos elegiremos Presidente de la República, 128 Senadores y 500 diputados, 9 gobernadores, entre ellos por primera vez, el de la Ciudad de México.

En el caso de Tamaulipas la renovación de las 43 Presidencias Municipales, pero con la opción de reelección de los actuales ediles para un nuevo periodo de tres años.

En total serán 3 mil 326 cargos de elección popular.

De los 128 senadores, 96 serán por el principio de Mayoría y 32 por Representación Proporcional.

En la Cámara de Diputados serán 500 legisladores, de los cuales 300 serán de Mayoría y 200 Plurinominales.

Ese domingo, 1 de julio de 2018, se elegirá gobernador en Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

En el caso de Veracruz se asegura que volverá por sus fueros en actual senador Héctor Yunes Landa.

Su primo Miguel Angel Yunes Linares, del PAN, sólo cubrirá el periodo de dos años.

Y se acabó el minigobierno.

Que por cierto corren los días y no se endereza el barco porque la violencia está a su máximo nivel mientras que las finanzas cada día van más hacia abajo del hoyo que dejo el gordito Javier Duarte de Ochoa, preso en Guatemala que viene de regreso a México.

Así que de ahora en adelante se hablará, y mucho, de política, mucha política, como dijera en sus tiempos de candidato presidencial Carlos Salinas de Gortari.

PRI ALTERNATIVO. – En otros tiempos, en el PRI se hablaba de poderío, de “carro completo”, de el mejor partido político de México.

Al menos eso decía en Tamaulipas.

Pero quedó demostrado en 2016 que había llegado a la cúspide y que no supo mantenerse.

Se enquistó, se amuralló y la soberbia prevaleció.

Ahora es un partido de oposición al Partido Acción Nacional que logró la “alternancia en el poder”.

Tuvieron que pasar muchos meses para que el PRI “diera señales de vida”.

Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del tricolor se desentendió de Tamaulipas.

Y fue hasta el sábado pasado cuando el priismo tamaulipeco se concentró en la capital para designar a sus delegados a la próxima XXII Asamblea Nacional.

Lo que rescatamos del discurso, de Carlos Iriarte, Secretario de Organización del CEN del PRI, según él improvisado, es que calificó a su instituto político como “un partido de la alternativa de gobierno”.

Y en eso si tiene mucha razón.

Ahora tendrá que “pelear” muy duro y al doble si quiere recuperar espacios políticos en el 2018.

Lo único bueno es que ya quedaron designados los 104 consejeros estatales y la integración de las propuestas que surgieron de las mesas temáticas Visión de Futuro; Rendición de Cuentas y Ética; Declaración de Principios; Programa de Acción y los referentes a Estatutos.

De esta manera se inicia el camino para 2018 en que se elegirán Presidente de la República, Senadores, Alcaldes y Regidores.

TRABAJO POR GARROTE. – En el evento priista se vio, ya más tranquilo, a Enrique Cárdenas del Avellano quien de plano ya desistió de luchar por la dirigencia estatal del tricolor.

Y es que dice que después de tantos “palos que le dieron”, como a la burra del tío Simpon, por testaruda, prefiere trabajar hacia adentro del tricolor.

De allí que haya logrado la integración del “Consejo Asesor” en el que participan 330 exdirigentes del PRI-Tamaulipas.

Esto, dice, porque no hay delegado y alguien tiene que trabajar para designar al nuevo líder tricolor tamaulipeco.

“Ya me dieron otra vez garrote ahí”, declaró a los reporteros, en cuanto a su demanda.

“Los tiempos hablan de 60 días, van más de 200 y todavía te dan más de 86 días, pero en fin, el caso es que ya hay una fecha perentoria para la elección del dirigente del estado”, justificó.

MARCO. A. BERNAL. – ¿Quiere ser senador?

“Ya te dije que sí”.

¿Por la vía plurinominal?

“Por la que sea”.

Así contestó Marco Antonio Bernal, quien contendió por la candidatura tricolor a la gubernatura de Tamaulipas, en 2016.

Baltasar Hinojosa se la ganó, pero perdió en las urnas contra el panista Francisco García Cabeza de Vaca.

Y la pregunta fue en base a que Bernal ha ocupado cargos de elección popular por la vía Plurinominal, posición cómoda porque no tuvo que hacer campaña, gastar dinero ni buscar el voto en forma directa.

Pero ahora, dice, que está dispuesto “hasta a hacer campaña”.

Dicen que era el “candidato natural” pero que Luis Videgaray, el otro súper Secretario de Hacienda se “emperró” en que fuera su amigo Balta.

Aquí esperamos a Balta, pues.  …Y Punto