agosto 15, 2022

CUENTAS CLARAS – Pala y trascabo, la otra forma de robo

PERIÓDICO LA RED DE ALTAMIRA #Opinión

  • Innovadoras formas lucen quienes acostumbran saquear el erario público
  • Empresas foráneas que llegaron sólo para embolsarse millonadas y adiós
  • Tres administraciones han invertido en colectores y seguimos inundados

                                                      Por Javier Claudio

Claridades. – Durante los últimos trienios, ha sido a través de empresas constructoras como se ha saqueado a la ciudad para crear nuevas fortunas mal habidas, bajo una apariencia que pocos sospechan y permiten a su vez la comodidad del fraude. Sin embargo para que estos poco honorables negocios se presten debe haber una contraparte que es el que oferta y son los gobiernos. Es así que tienden a pasar a la historia los fantasmales manejos financieros de Tesorería, pudiéndose realizar ahora esto desde empresas constructoras.

Aclarando. – Innovadoramente los montos de obra son inflados, donde gana el constructor, el contratista, el que aprueba el monto en Tesorería, sin dejar abajo a la Comisión de Obras Públicas. Es el clásico todos ganan. Ah y quienes mayormente se prestan a este tipo de ilícitos son las empresas foráneas, pues sólo llegan con carretillas de arena y se van con las mismas pero copeteadas de dinero, por aquello de que son de menos escrúpulos, aunque sin dejar pasar por alto los negocios locales, que también se prestan, hacen de las suyas y bien.

Claro que sí. – En el caso del mal uso de los recursos destinados para la rehabilitación de los colectores pluviales a través de un préstamos de Nadbank, hubo empresas foráneas que llegaron atraídos por el encanto del dinero y por supuesto bajo arreglo, como fue el caso de la constructora “Topos Hidráulicos”, que solamente por anticipos se llevó un total de 84 millones de pesos y jamás metió mano en un sólo colector que le habían sido asignado para aplicar su llamada tecnología de punta. Así es; un robo en despoblado y nadie dijo nada, bueno hasta hace poco y sin resultados.

Clarín. – En un reportaje muy completo publicado en Abril del año antepasado en el periódico digital nuevolaredoexpress.com se cita a varias constructoras foráneas vivales, entre ellas “Microtúnel”, cuyo impacto entre la ciudadanía fue logrado a través de una amañada y fuerte promoción de realizar trabajos dinámicos mediante excavaciones subterráneas y sin embargo no concluyó una sola obra de manera exitosa y sí causó serios trastornos que afectaron severamente nuestra economía; caso concreto, casi todos los negocios ubicados por la calle Campeche, la que fue cerrada por casi un año a causa del colector inconcluso.

Clarificando. – La administración de Carlos Canturosas Villarreal, aparentemente enfocó su demanda contra Nadbank, ¿pero realmente es este organismo el responsable único y directo o bien será el inicio estratégico para dar pauta a una investigación que finalmente deberá sacar a relucir al Gobierno del Estado, quien estuvo entonces al mando de Eugenio Hernández Flores, en tanto acá se tuvo en la administración Municipal a Ramón Garza Barrios? Recordemos; Nadbank prestó entonces 240 millones de pesos, ¡pero sin que el Estado aportará los 120 más y Municipio otros 120 millones de pesos!

Claro que no. – Incluso el Área Jurídica del actual Gobierno Municipal no tiene desapercibido que ese préstamo inicial tripartita se fue hundiendo entre el pillaje hasta terminar inflado en 950 millones de pesos, según consta en los informes del Gobierno Municipal 2008-2010 y el que debe tener Contraloría como antecedente. El mega fraude entre Nadbank, Estado y Municipio no para en los 480 millones de pesos, ¡dobló en sus cantidades! Y mayor la razón para forzar por una acuciosa investigación

Claroscuro. – Ah y no olvidemos que el bandidaje de pala y trascabo en torno al ilícito con los colectores, incluye como respaldo de cada una de las obras a la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (Cocef), un organismo aparentemente serio y de prestigio que por años ha trabajado muy de cerca con los gobiernos municipales, Comapa y el Estado. Así también debe quedar presente que el millonario préstamo contó con un Comité Ciudadano local, que según estaría vigilante del cumplimiento de los acuerdos y figuraría como aval representante de la ciudadanía.

Sabía usted que. – El Proyecto de Desarrollo de los Colectores Pluviales inició durante la administración de Daniel Peña y tuvo una inversión inicial de 44 millones 758 mil 629 pesos; en el trienio de Ramón Garza Barrios, una primero por 221 millones 132 mil 846 pesos y luego una segunda por 306 millones 625 mil 910 pesos y dada la inconclusión de la obra se siguió aplicando inversión que rebaso los 680 millones 286 mil pesos. La suma total alcanza los 950 millones de pesos… ¡y continúa sin solución final!