Desaceleración económica continúa durante este año

Armando Castillo Gutiérrez / LA RED DE ALTAMIRA

TAMAULIPAS.- Si la economía del país no crece o tiene un crecimiento de cero en este año, el Gobierno de la República terminaría su periodo en el 2024 con la misma economía que se tenía hasta antes del 2018.

Y es que el producto interno bruto (PIB) registró un crecimiento menor del tres por ciento en el 2022, nivel inferior al “rebote” positivo del 4.8 por ciento que se alcanzó en el 2021, estableció Jorge Alfredo Lera Mejía vicepresidente de la Liga de Economistas Revolucionarios (LER).

Lo anterior representa el inicio de una desaceleración económica, al mostrar que continúa sin superarse la crisis post pandemia, sobre todo cuando el gobierno de los Estados Unidos aceptó que entrará en este año en una recesión en su economía, pudiendo ocasionar una baja en el envío de remesas de dólares a México, por el desempleo que vendría.

“Al corte del producto interno bruto de diciembre de 2022, el balance que hemos estado haciendo los analistas económicos a cuatro años y medio de la Cuarta Transformación, post pandemia y las estimaciones del Banco de México, para un crecimiento esperado del PIB para este y el año que viene, partiendo de un escenario internacional donde EU acepto que entrará en una recesión económica”, explicó.

Lera Mejía expuso que la economía nacional está sufriendo para regresar a los niveles de pandemia, tomándose en cuenta que en el 2020 el PIB creció decreció en un 8.2 por ciento negativo, en el 2021 registró un rebote al 4.8 positivo, por lo que el crecimiento fue menor al tres por ciento.

“Se requiere de un seis por ciento de crecimiento porque hasta ahora ha sido un estancamiento en la economía nacional, de tan forma que si no crece o tiene un crecimiento cero, tendremos un producto interno bruto en el 2024, similar al que se tuvo hasta antes del 2018”, insistió.

Recordó el economista que la población económicamente activa sigue creciendo con un millón 200 mil de empleos nuevos, estancándose las fuentes de trabajo formales en 21 millones y siendo absorbidos por una economía informal.

Al entrar en una recesión económica el vecino país del norte, no dudó en que el desempleo en Estados Unidos aumente, lo que ocasionará que el envío de dólares (remesas) a México empiece a tener una disminución desde este año, aun cuando representan el cinco por ciento del PIB en el país.