Dulce Figueroa desea recuperar el frontón en México y el mundo

ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

CDMX.- Motivada por los múltiples logros que ella y decenas de pelota-ris mexicanos han cosechado en las distintas modalidades de pelota vasca, Dulce Figueroa apunta hacia la importancia de fortalecer la práctica de los deportes de frontón en todo el orbe, especialmente el frontenis, disciplina creada en México en 1900 y desarrolla-da al mundo desde los clubes Reforma y Junior de la CDMX, y en la que los mexicanos ostentan la mayor cantidad de títulos.

“La pelota vasca está enfrentando un momento difícil, en el sentido de que necesitamos que más países lo practiquen”, comparte en entrevista la campeona de pelota goma de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y ganadora de múltiples medallas mundiales, entre las que destacan el histórico subcampeonato en la modalidad de trinquete junto con Laura Puentes en Orlon 2019, y el año pasado como zaguera del equipo mexicano de frontenis que extendió la hegemonía de México en el Mundial de Biarritz 2022, en octubre pasado, al ganar la final a España.

“Lo que lo dificulta el crecimiento de la pelota vasca es que hay demasiadas modalidades; eso lo vuelve más costoso, porque si alguien quisiera hacer una Copa del Mundo o los propios Juegos Olímpicos, se tiene que contar con 15 tipos de canchas diferentes.

“Si deseamos que nuestro deporte crezca se deben quedar las modalidades que sean mucho más fáciles de practicar y acceder. Eso le pasó al jai alai, que era muy popular en los años 50, un súper espectáculo, pero hoy en día practicarlo es muy costoso: una cesta cuesta 3 o 4 mil pesos, y puede que se te rompa, así que es complicado.

“El futuro es incierto en los deportes de frontón. Hay mucho qué hacer por parte de la Federación Internacional y las de cada país”, anota la jugadora capitalina de 26 años, quien al tiempo que se prepara para las futuras metas y su título de pedagogía en la UNAM, se desempeña como entrenadora de niños y jóvenes en un club de raqueta en Aguascalientes.

Respecto del desarrollo del frontón mexicano, destacó el talento natural desde las infancias en muchos puntos del país. “Algo que se tiene que ver es el semillero. Antes la Olimpiada Nacional era un superevento y había muchos niños jugando y de ahí salía alguien. Pero cada vez reducen más las categorías infantiles y juveniles, eso provocará un déficit para el deporte en general si no se visualiza que donde se tiene que emprender todo es con los niños. “Está complicado, porque es algo que no sólo pasa en el frontón. Hay muchos deportes en la misma situación, que de repente se quedan sin representantes porque donde es la cuna, no hay difusión ni apoyo ni competencias. Entonces, creo que desde ahí tendríamos empezar e ir creciendo”, finalizó la pelotari.